Home | Especialidades médicas | Endocrinología y Nutrición | Beneficios y perjuicios del consumo de pescado durante el embarazo

Por exposición al mercurio

Beneficios y perjuicios del consumo de pescado durante el embarazo

Un estudio revela que la ingesta de pescado en la mujer embarazada puede ser favorable y, a la vez, perjudicial. Los especialistas recomiendan limitar el consumo de este alimento, máximo dos porciones por semana

Una investigación publicada en Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine sostiene que comer pescado durante la gestación puede ser beneficioso pero a la vez perjudicial.

Según el artículo científico, el pescado es beneficioso porque cuando se consumen ciertos tipos de este alimento (como el salmón) durante el embarazo se reduce el riesgo de que el niño padezca el Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Pero la ingesta tiene su contracara: puede ser perjudicial también porque la exposición al mercurio durante el embarazo (cuya fuente principal es el consumo de pescado) incrementa el riesgo de que el niño desarrolle este trastorno a lo largo de la vida.

El mercurio es un agente neurotóxico vinculado a problemas del desarrollo y una  de las principales fuentes de exposición a este compuesto es el consumo de pescado, que contiene altos niveles de mercurio.

Al analizar los resultados, los expertos recomendaron a las mujeres embarazadas que limiten su consumo de pescado a no más de dos porciones a la semana. El pescado, sin embargo, también es una fuente importante de nutrientes, como ácidos grasos Omega-3, que se sabe pueden beneficiar el desarrollo del cerebro.

Los investigadores del Hospital Brigham y de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston (EEUU), querían investigar  los riesgos y beneficios de este producto, y su vínculo con problemas de desarrollo en el niño, en particular con trastornos vinculados a la hiperactividad, más tarde en la vida.

Relevamiento para el estudio

El equipo de investigadores analizó los datos de cerca de 400 niños nacidos entre 1993 y 1998 y estudiaron sus niveles de mercurio. También pidieron a las madres que llenaran un cuestionario para determinar cuánto pescado habían consumido durante el embarazo.

Ocho años más tarde los científicos sometieron a los niños a pruebas para medir sus conductas vinculadas al TDAH. Los resultados mostraron que los niños cuyas madres tenían niveles más altos de mercurio durante el nacimiento, tuvieron más probabilidades de mostrar conductas vinculadas al TDAH.

Los científicos explican que los niveles de mercurio, eran incluso menores que los que se han considerado potencialmente peligrosos en los estudios previos. Pero los investigadores también encontraron que los niños de las madres que dijeron haber comido más de dos porciones de pescado a la semana, mostraron menos riesgo de TDAH que los de aquéllas que se limitaron a las dos porciones.

No obstante, el estudio no ha analizado qué tipo de pescado habían comido estas mujeres, pero afirman que esta dualidad de riesgos y beneficios se puede explicar por el tipo de pescado y los niveles de mercurio que contienen.

Los investigadores señalan que el mensaje más importante del estudio es que hay que comer pescado porque estos efectos protectores son muy importantes, sin embargo, “hay que evitar todo aquél pescado que contenga altos niveles de mercurio”, dijeron.

En el apartado de “conclusión” los científicos señalan: “Estos resultados ponen de relieve las dificultades de equilibrar los beneficios del consumo de pescado con los perjuicios de la exposición al mercurio de bajo nivel en el desarrollo de las recomendaciones dietéticas durante el embarazo”.

Bitácora Médica

[Fuente] ABC.es

Artículo original en Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine (Inglés): http://archpedi.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=1377487

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA