Home | Author Archives: Rafael Muci

Author Archives: Rafael Muci

Médico Cirujano egresado de la Universidad Central de Venezuela. Con especialidad en Medicina Interna en el Hospital José María Vargas. Doctor en Ciencias Médicas de la Universidad del Zulia. Pertenece a 16 sociedades científicas nacionales e internacionales y ha participado en múltiples congresos, cursillos y mesas redondas donde ha dictado más de 1.100 charlas y conferencias magistrales relacionadas con la Medicina Interna, Neuro-Oftalmología, Neurología y temas de moral y ética médica. Miembro Titular de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna. Miembro de la North American Neuro-Ophthalmology Society. Miembro Honorario de la Sociedad Venezolana de Oftalmología.

Echinacea: ¿planta antigripal?

La infección respiratoria superior aguda -conocida usualmente como resfriado - es de común presentación en todos los grupos etarios del mundo. A pesar de su benignidad, causa molestos síntomas incluyendo rinorrea acuosa, dolor de garganta, obstrucción nasal, tos y como corolario, conduce a la pérdida de días de trabajo y ausentismo escolar.

Ampliar »

El nervio óptico malformado: diagnóstico e implicaciones clínicas

El disco óptico o porción distal del nervio óptico, es el asiento principal de diversas condiciones congénitas y adquiridas; ambas producen alteraciones en su configuración, dependientes, bien del desarrollo embriológico, o bien de daño adquirido. Por ello, es imprescindible la adquisición de un sólido conocimiento acerca de los discos normales, anómalos y malformados, para saber diferenciarlos entre otros, del daño glaucomatoso o del papiledema de la hipertensión intracraneal. Tradicionalmente las malformaciones congénitas del nervio óptico han sido consideradas como simples curiosidades carentes de toda significación clínica. En los últimos veinte años, al favor de minuciosas observaciones y del desarrollo de refinadas técnicas no invasivas de neuroimagen como la resonancia magnética cerebral, se han podido dividir estas anomalías en subgrupos, comprender mejor su patogénesis, sospechar condiciones concomitantes y, además, influenciar el tratamiento médico de algunos portadores. En Zadig, cuento filosófico de Voltaire, Arimaza uno de los protagonistas, era un “personaje que llevaba reflejada en su grosera fisonomía la perversidad de su alma”; de la misma manera el “rostro del disco óptico” refleja y puede anticipar anomalías neurológicas y sistémicas: algunas afectan primariamente y en forma simultánea al nervio óptico y a las estructuras del procencéfalo que están embriológicamente relacionadas con él, ...

Ampliar »

Síndrome de Bonnet-Wyburn-Mason: dos polos de un espectro…

Existen al menos tres síndromes anatomoclínicos caracterizados por la asociación de anomalías vasculares cutáneas, intracraneales y oculares. Son ellos, los síndromes von Hippel- Lindau, Sturge-Weber y Bonnet-Dechaume-Blanc (también llamado de Wyburn-Mason). En esta última enfermedad, el aspecto aislado del fondo del ojo es diagnóstico, caracterizándose por la existencia de un angioma racemoso, condición descrito por Breschet en 1832 con el nombre de aneurisma cirsoide, y más tarde designado por Virchow en 1867 como aneurisma racemoso, indicando que se trataba de una rara anomalía congénita caracterizada por comunicaciones arteriovenosas directas que producían dilatación y tortuosidad de arterias y venas retinianas pudiendo ocupar toda la extensión del árbol retiniano o estar limitadas a un territorio restringido. En 1937 Bonnet, Dechaume y Blanc apreciaron la relación existente entre estos cambios vasculares de la retina y aquellas otras intracraneales y de los tegumentos. No obstante, la publicación de Wyburn-Mason en 1943 reescribiendo esta misma asociación de lesiones tuvo una mayor difusión y su nombre ha sido perpetuado en el síndrome previamente descrito por los autores franceses. Vale decir pues, que el nombre correcto para el cuadro que nos ocupa sería el de Bonnet, Wyburn-Mason (BWM) también llamado malformación vascular retino-cefálica unilateral congénita o angiomatosis ...

Ampliar »

Convit… El Pinel de los leprosos

En un reciente editorial, nuestro dilecto amigo, el Dr. Francisco Kerdel-Vegas, embajador e Individuo de Número de las Academias de Medicina y Ciencias Físicas y Matemáticas de Venezuela, se hizo eco en un artículo publicado en Bitácora Médica del descubrimiento de una prueba de diagnóstico rápido para la lepra, enfermedad huidiza a su reconocimiento en las primeras etapas de su desarrollo, lo que retarda el tratamiento con los nuevos agentes quimioterapéuticos. Este descubrimiento hipotéticamente podría conducir a la desaparición de tan terrible azote, tal como sucediera con la viruela y la variolización universal. El doctor Kerdel recuerda en el artículo a dos maestros de la dermatología venezolana que contribuyeron a su estudio: los doctores Martín Vegas y Jacinto Convit, este último en el año centenario de su nacimiento. Sirva pues este artículo como un homenaje al Maestro Convit y su entrega a una lucha desigual. La humanización del trato a los enfermos Philippe Pinel (1745-1826), psiquiatra y alienista francés propugnó la humanización del trato que se daba en su época a las personas aquejadas por enfermedades mentales (las denominadas vesanias de entonces), eliminando, como primera medida, su reclusión forzosa, las sangrías y su encadenamiento a las paredes. Pinel consideraba posible ...

Ampliar »

La diplopía que bajó de un cocotero… trauma por coco

Se presenta el caso clínico de un paciente a quien la caída de un coco y el consecuente traumatismo sobre su cara, produjo una fractura del piso orbitario con atrapamiento muscular, diplopía no diagnosticada y confundida con un aneurisma cerebral. Se hacen consideraciones sobre este tipo de accidentes en playas arenosas donde abundan cocoteros, la comparación de su frecuencia con ataques de tiburón y acerca de cómo un artículo médico puede ser tergiversado por el autor y convertido en noticia de prensa como para obtener el Premio Nobel de Medicina con base a “una investigación que no puede o no debe ser aplicada” logros que primero hacen reír y después pensar e intentar celebrar lo inusual, imaginativo y espolear el interés por la ciencia, la medicina y la tecnología. El cocotero alza su esbelto talle unos 15 a 24 metros sobre el nivel de la playa; por su parte, su semilla es la más grande conocida con un peso cercano a los 2.5 K uy un diámetro de hasta 25 o 30cm. El agua del coco aporta carbohidratos y minerales como potasio, fósforo sodio, calcio y magnesio; su composición química es casi idéntica a la del plasma sanguíneo con el ...

Ampliar »

El médico y el paciente: metamorfosis de una relación

Este epitafio de 14 siglos de antigüedad inscrito en la tumba del Trudeau en Saranac, plasma la importancia del trato humanitario en medicina; veremos cómo prejuicios científicos posteriores han restado valor humano a la interacción de un médico con su paciente y por ende, a la razón de ser médico. Apolo fue considerado el Dios de las Plagas y de las Enfermedades en sus diferentes formas. Inventó la Medicina y la transmitió a su hijo Esculapio (Asclepios). Fue defensor de la moderación en todas las cosas (“nada en exceso”) y aconsejó la comprensión de la propia persona (“conócete a ti mismo”). Fue, ademá, Dios de la música y la poesía, perfeccionando la lira inventada por Mercurio, así que por su intermedio, tranquilizaba el alma, movía las piedras y amansaba las fieras. Con Hipócrates, el Padre de la Medicina, nace en una pequeña isla del Dodecaneso griego, específicamente en Cos, la medicina científica, la más humana de las actividades del hombre y se aceptó que la nuestra ocupación, era ciencia con un enorme componente de arte y humanidad. El empleo de la palabra, del diálogo con propósitos curativos, desempeñó en la medicina griega una función esencial. Aceptemos pues, que desde sus ...

Ampliar »

El complejo caso del paciente “doble A’…

Arnobio Acaudalado Araujo estaba hecho un diablo de puro bravo. Tuve uno de esos retrasos que de tiempo en tiempo un médico no puede evitar… Los visitadores médicos me dicen que soy un “profesional secuestrable”, me sorprendo creyendo que es porque suponen que tengo mucho dinero, pero se me adelantan para decirme que siempre llego por la misma puerta y a la misma hora tanto en el hospital como en mi consulta privada. La puntualidad atenta tantas veces contra nuestro oficio. Por otra parte, hay pacientes que necesitan más tiempo que otros, bien por la complejidad de su problema, bien por la carga de ansiedad que traen sobre sí y que es necesario buscarle un desahogo; bien, por lo enrevesado de su condición patológica que hasta podría matarlo. Se encontraba muy irritado y como un león enjaulado copiaba sus propios pasos una y otra vez, de aquí para allá y de allá para acá mirando continuamente su Rolex de oro macizo, como si las agujas fueran a moverse al acelerado ritmo que imprimía su prisa interna, ¡Prisa para nada.! Sacó su agenda electrónica y miró las citas de la tarde. En apretada secuencia mostraba más compromisos que horas del día. ...

Ampliar »

Doctor Félix Pifano: un maestro de excepción

Consciente de un gran compromiso, vengo hoy como uno más de sus numerosos alumnos a rendir público homenaje a quien nos privilegió con su amistad y con sus sabias enseñanzas. Pese a que esperaba su muerte en cualquier momento por los tantos años que hacían peso sobre su frágil humanidad, confieso que me consternó por lo sorpresiva e inesperada. Así pues, que he quedado otra vez huérfano de padre al irse mi entrañable amigo y mi reverenciado Maestro. Debido a ello, esta nota luctuosa tomará un tono inevitablemente personal por lo que de antemano, presento excusas a la audiencia. Le conocí personalmente durante mi tránsito en 1959 por su querida Cátedra de Medicina Tropical. Ocurrió desde la distancia en el Auditorium, aunque ya esperaba con impaciente deleite llegar hasta él al través de las referencias de mi madre, que no sé cómo pero bien le conocía, y de mi hermano Fidias Elías quien me llevaba algunos años de ventaja en la carrera médica y siempre me hablaba de él con genuino recogimiento y orgullo. Me impresionó aquel hombre de pequeña estatura, cabeza inclinada hacia un flanco, hablar pausado y tranquilo, que se paseaba por el entarimado de un lado al ...

Ampliar »

El dolor que no nos duele…

En un editorial de mi autoría (Archivos del Hospital Vargas, 1998;40:93), me refería al tema con motivo de aquella inicua “Hora Cero” decretada por el organismo federativo que tanto daño hizo a los pacientes y la dignidad del médico. Este segundo editorial lleva el mismo nombre. Muchas razones podrían aducirse para escribirlo, pero siempre anteponiendo el mejor interés del paciente, especialmente de aquel que cunde, el más desfavorecido. Con un poco de retraso llegó a mí el conocimiento de un video lanzado en 2010 y que es imperativo que sea del conocimiento del ciudadano común, pero especialmente de los médicos y cuyo enlace les copio (http://www.youtube.com/watch?v=jcluxN_2DfM&feature=related). ¨En el primer mundo, si te duele algo hay pastillas para mitigar casi cualquier dolor. Pero… ¿qué pasa si lo que te duele es el dolor ajeno, el dolor de los que no tienen pastillas para curar su sufrimiento?¨ En el corto video en referencia, Luis García-Berlanga (1921-2010) admirado guionista español y director de cine, a sus 97 años es conducido en una silla de ruedas hasta una pequeña mesa a tomar su desayuno, con la cara surcada de arrugas y una voz cavernosa y a la vez dulce, se dirige al gran público ...

Ampliar »
Venezuela Colombia USA