Home | Author Archives: Francisco Kerdel Vegas, dermatólogo (page 2)

Author Archives: Francisco Kerdel Vegas, dermatólogo

Médico dermatólogo. Embajador y académico recibió Premio Martín Vegas de la Sociedad Venezolana de Dermatología. Individuo de Número de la Academia de Ciencias Físicas y Matemáticas de Venezuela (Sillón XIII, 1971). Doctor en Ciencias Médicas de la UCV. Vicerrector Académico (fundador) de la Universidad Simón Bolívar. Fue elegido directamente Individuo de Número de la Academia Nacional de Medicina Sillón XXIV en 1967, incorporado por su trabajo "Autorradiografía en Dermatología".

¿Cómo escogemos a nuestros médicos?

La libertad de escogencia del médico con quien se quiere consultar un problema de salud no existe o está limitada en muchos países donde la medicina está totalmente socializada, pero todavía es un derecho, al menos para quienes pueden pagarlo, en la mayor parte del mundo.  Y  en los casos más difíciles permite, aún a esos médicos funcionarios de países socialistas, acudir a los colegas más capacitados para  determinados problemas complejos de diagnóstico o tratamiento. En la práctica privada -de la cual obtiene su sustento una parte considerable de los médicos- la clientela se forma lentamente y si bien el prestigio del facultativo, y con ello la magnitud de su clientela, depende en buena parte de su formación y experiencia, su fama y éxito profesional es un fenómeno de progresiva difusión de boca-a-oído que se extiende desde sus pacientes, y en especial entre aquellos donde el acto médico ha sido exitoso, hacia el entorno social de los mismos. La familia y los amigos te recomiendan el médico de su confianza, pero la referencia más preciada, por su autoridad y calificación, es la que proviene de otro médico, que supuestamente está mejor informado que el público lego de la competencia del ...

Ampliar »

Avance en el estudio del Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer (que lleva ese nombre por el psiquiatra y neuropatólogo alemán, Alois Alzheimer, quien la describió en 1906), es reconocida como la forma más común de demencia. Hasta el presente no se conoce un tratamiento efectivo para esta enfermedad, que empeora al progresar en el tiempo y eventualmente conduce a la muerte del paciente (en promedio unos siete años después de su inicio).

Ampliar »

Envejecer bien: prioridad global

El título de este escrito es el del editorial correspondiente al 7 de abril de 2012 de una de las más antiguas y prestigiosas revistas médicas a nivel mundial: me refiero a la revista británica “The Lancet”. Las razones argumentadas para que esta famosa revista se comprometa a lanzar toda una serie de artículos sobre el tema del envejecimiento a fines del presente año son bien conocidas, pero bien vale la pena revisarlas y actualizarlas, cotejándolas con las más recientes estadísticas. En primer lugar se trata de un fenómeno demográfico global: la población del mundo entero se está haciendo más vieja cada año que pasa. Dentro de apenas un lustro –por vez primera en la historia- los habitantes del planeta con más de 65 años superarán en número a los niños menores de 5 años.  Las causas de esta inversión de las proporciones son múltiples, pero entre ellas hay que destacar los avances de la medicina, el desarrollo socio-económico y la disminución de la fertilidad, muy entrelazados entre sí. Frente a esta realidad demográfica determinante es natural y lógico que todos los países intenten -mediante las más diversas estrategias- adaptarse al fenómeno y tratar de cambiarlo “de manera positiva e ...

Ampliar »

El empoderamiento del paciente

El binomio de la relación médico-paciente ha venido cambiando gradualmente pero en forma sustancial en las últimas décadas, pasando de una vinculación francamente paternalista a otra “en sociedad”. En esta última, el paciente se convierte en el socio más importante de la empresa (que es la salud del paciente) y el médico es un asesor privilegiado que le presenta opciones de tratamiento acompañadas de sus recomendaciones, en base a sus conocimientos y experiencia. Las razones para que tan importante cambio se haya efectuado en un tiempo relativamente corto son múltiples, pero se debe fundamentalmente -por una parte- al interés de la población en general por el tema de la salud y la medicina -y por la otra- a la facilidad de acceso a información comprensible y gratuita a través de las páginas Web e Internet. Así como antes podíamos quejarnos -con razón- de falta de información, hoy en día  existe es una verdadera explosión de la información, entre la cual se filtra, desafortunadamente, mucha “basura electrónica”, es decir, información falsa, parcialmente veraz y muchas veces confusa. El público busca, tal vez un poco a ciegas en esa jungla informativa disponible, las fuentes de información veraz, objetiva, seria, respaldada por profesionales ...

Ampliar »

Difícil decisión

Todo ser vivo, después de nacer, lo único seguro que tiene –y tan solo los seres humanos tenemos consciencia de ese destino sin excepciones- es la muerte. Tal vez ese sea un regalo de la naturaleza para plantas y animales y un pesaroso infortunio para el hombre, pero es un hecho incontrovertible.  Sabemos que vamos a morir, aunque –por fortuna- ignoramos la fecha y sus circunstancias. El nacimiento del nuevo ser humano no es registrado en la memoria individual  ya que en ese momento el sistema nervioso central está todavía en una etapa de incipiente desarrollo.  En cambio, la muerte es, como regla general, una difícil y dolorosa transición, el fin de la vida y de todo lo conocido. La moderna medicina, con sus celebrados éxitos en combatir las enfermedades, ha logrado sin duda alguna aumentar considerablemente el promedio de vida de la población del mundo entero, y cada año que pasa la edad promedio de ese universo aumenta. Los adelantos para salvar la vida de personas que sufren de enfermedades que pueden causar la muerte prematuramente, es una de las realidades de la medicina actual.  Esta posibilidad hace entender y justifica las unidades de cuidados  intensivos de todo hospital ...

Ampliar »

París: ciudad de los médicos en el siglo XIX

Tal vez porque tengo muy presente la memoria de las anécdotas de mi abuelo materno Luis Vegas Sanabria, quien al graduarse de médico en la Universidad Central de Venezuela -si mal no recuerdo en 1884- se trasladó a París a “perfeccionar” sus estudios de medicina.  Para ese entonces  “especializarse” no hubiese tenido mucho sentido, excepto en la ya antigua división entre médicos y cirujanos, y eran pocas las especialidades bien establecidas que en un país con la exigua población que tenía para ese entonces Venezuela. Posiblemente le hubiese sido difícil a un especialista ganarse la vida si limitaba su ejercicio profesional a una rama determinada de la medicina, así tuviese una inclinación intelectual para alguna de ellas.  Es la época en que comenzaron a florecer –allí y en otras capitales europeas-, desde el punto de vista clínico y científico. Lo cierto del caso es que París fue a lo largo del siglo XIX y bien entrado el siglo XX, vale decir hasta el inicio de la II Guerra Mundial en 1939, el imán qua atrajo,  no solo a intelectuales, escritores, poetas, pintores, escultores y músicos, sino a jóvenes profesionales de todas las disciplinas, y entre ellas en forma destacada a ...

Ampliar »
Venezuela Colombia USA