Home | Especialidades médicas | Asocian enfermedad inflamatoria intestinal con riesgo de herpes zóster

Científicos de la University of North Carolina

Asocian enfermedad inflamatoria intestinal con riesgo de herpes zóster

Una investigación señaló que los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal tienen un mayor riesgo de padecer herpes zóster. Las razones en este artículo

Un estudio demostró que la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) está asociada con un aumento significativo del riesgo de desarrollar herpes zóster, en especial en los pacientes que toman medicamentos inmunosupresores.

Por ahora, los investigadores recomendaron que todas las personas con EII no se apliquen la vacuna contra el herpes zóster por ahora.  Aseguran que aún se necesitan más estudios para determinar el papel, la seguridad y la oportunidad de su aplicación en esos pacientes.

El equipo científico de la University of North Carolina, Estados Unidos, con una base de datos administrativa identificó a más de 108 mil pacientes menores de 64 años con EII, incluidos 50 mil 932 con enfermedad de Crohn, 56 mil 403 con colitis ulcerosa y mil 269 con EII de tipo desconocido. A cada uno lo cotejaron con cuatro personas sin EII.

En el análisis, publicado en Alimentary Pharmacology & Therapeutics, detectaron  2 mil 677 casos de herpes zóster en el grupo con EII y 4 mil 340 en el grupo de control. En los pacientes con EII, la incidencia anual de este virus era de 734 por cada 100 mil años/persona, comparado con 437 en el grupo sin EII, donde la incidencia era algo más alta en los pacientes con enfermedad de Crohn que en aquellos con colitis ulcerosa.

El riesgo de herpes zóster se mantuvo alto en el grupo con EII tras considerar las comorbilidades y otros factores importantes.

Además, para determinar cómo los fármacos inmunosupresores influían en el nivel de riesgo, el equipo realizó un análisis de variables múltiples de casos y controles con 2 mil 659 pacientes con EII y herpes zóster y una cohorte de 10 mil 470 pacientes con EII sin herpes zóster.

El resultado fue que el uso de las tiopurinas, los corticoesteroides y los agentes antiTNF estaban independientemente asociados con el herpes zóster en la población con EII, no así el uso del ácido 5-aminosalicílico o 5-ASA. El riesgo de herpes zóster aumentó aún más con una terapia combinada de anti-TNF y tiopurinas).

Los investigadores sostienen que sus resultados respaldan hallazgos previos sobre el riesgo de herpes zóster en las personas con EII.

La vacuna contra el virus del herpes zóster (culebrilla), aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), llamada Zostava, que reduce un 50 por ciento su incidencia, está recomendada para la población de 60 años.

Los especialistas indicaron que como se trata de una vacuna ‘viva’, está contraindicada en pacientes inmunosuprimidos (tratados con corticoesteroides -20 mg/día durante más de dos semanas-  agentes anti-TNF y quimioterapia).

Sin embargo, en la última Guía de Contraindicaciones y Precauciones sobre las Vacunas, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC),  determinaron que la vacuna se puede utilizar en personas con tratamientos inmunosupresores en bajas dosis.

Aun así, los investigadores señalan que la mejor oportunidad de aplicación de esta vacuna sería antes de iniciar la terapia inmunosupresora.

Bitácora Médica

[Fuente: Medline Plus]

Trabajo original en Alimentary Pharmacology & Therapeutics (en inglés) http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/apt.12182/abstract

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA