Home | Especialidades médicas | Otros | Inmunología | Asma infantil: ¿cómo afecta el humo de segunda mano?

Asma infantil: ¿cómo afecta el humo de segunda mano?

Los niños asmáticos que están expuestos al humo necesitan el doble de hospitalizaciones

asma infantil620x340El asma es una enfermedad crónica con la que muchos niños e inclusive adultos han vivido desde hace mucho tiempo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) este problema se caracteriza por ataques recurrentes de disnea y sibilancias (silbidos al respirar), que varían en severidad y frecuencia de una persona a otra.

Según la National Heart, Lung and Blood Institute, no se sabe cuál es la causa de esta enfermedad, sin embargo, especialistas creen que ciertos factores genéticos y ambientales interactúan para causar el asma, generalmente en los primeros años de la vida.

Esos factores son:

– Tendencia hereditaria a presentar alergias, denominada atopia

– Presencia de asma en el padre o la madre

– Ciertas infecciones respiratorias durante la infancia

– Contacto con alérgenos que se transportan por el aire o exposición a algunas infecciones virales en los primeros meses o años de vida, cuando el sistema inmunitario se está desarrollando

– La exposición a irritantes (por ejemplo, el humo de tabaco) podría hacer que las vías respiratorias reaccionen con más intensidad ante sustancias presentes en el aire.

NIÑOS ASMÁTICOS VS EL HUMO DE SEGUNDA MANO

Reciente el Centro Mayo Clinic para Investigación Pediátrica hizo pública una investigación sobre las consecuencias que conlleva el humo de segunda mano en los niños asmáticos.

La doctora Avni Joshi, alergóloga e inmunóloga pediátrica del Centro Pediátrico de Mayo Clinic y autora experta del trabajo, explicó que el riesgo de requerir una hospitalización se duplica en los niños con asma que están expuestos al humo de segunda mano, según la especialista “los resultados de esta revisión sirven como recordatorio a los padres de cuán peligroso es exponer a sus hijos al humo de segunda mano”.

Asimismo comenta, “sabíamos que los niños no debían exponerse al tabaco, pero no teníamos claro cuán mala podía ser esa exposición. El presente estudio hizo factible cuantificar el riesgo y, por ello, no solamente lo informa, sino que permite evaluarlo. Un niño es doblemente proclive a terminar en el hospital con un brote de asma si los familiares continúan fumando”.

Un estudio que refuerza la relación demostrada en estudios anteriores

El estudio publicado en los Anales de alergología, asma e inmunología refuerza la relación demostrada en estudios anteriores respecto a la vinculación entre la exposición al humo de segunda mano y mayor prevalencia del asma, peor control de la afección y más síntomas.

El equipo de investigación revisó 25 estudios que examinaban la exposición al tabaco en la casa. La revisión incluyó a más de 430 000 niños, con un edad promedio de 7,6 años. La mayoría de los estudios (96 por ciento) investigó la exposición al tabaco en la casa.

“El estudio también demuestra el mayor peso de la enfermedad sobre el sistema de atención médica, que consiste en más tasas de hospitalización”, dice la doctora Joshi. “Los niños faltan a la escuela cuando están hospitalizados y los padres, al trabajo. Eso representa una gran carga económica para la familia y la sociedad. Además, un niño hospitalizado tiene más riesgo de infecciones adquiridas en el hospital y eso es bastante grave”.

El estudio lleva a los padres el mensaje de que cuando un niño asmático tiene doble probabilidad de requerir una hospitalización, entonces es preciso realizar cambios en la vida para intentar dejar de fumar, añade la especialista.

El equipo de la doctora Joshi entiende cuán difícil es dejar de fumar, y por ello, trabajó con el Centro para Dependencia de la Nicotina y el Centro para Innovación de Mayo a fin de desarrollar un programa que ayude a las familias a dar inicio al esfuerzo por controlar el tabaco. El programa provee a los familiares de los niños asmáticos consejería sobre la nicotina e insumos gratuitos para reemplazarla, durante la cita del niño en el centro pediátrico.

“Este programa basado en la familia coloca al niño como eje del cambio. Muchas veces, las personas no cambian para favorecerse a sí mismas, pero sí lo hacen por sus hijos”, explica Joshi.

El estudio se financió gracias al Centro de Innovación. Otros autores del trabajo son el doctor Zhen Wang, el Centro Robert D. y Patricia E. Kern para la Ciencia de Brindar Atención Médica de Mayo Clinic, la doctora Sara May, la doctora Suvanee Charoenlap de King Chulalongkorn Memorial Hospital en Bangkok, Tailandia y la doctora Regan Pyle de Allergy & Asthma Consultants, en San Luis, Missouri.

BITÁCORA MÉDICACon información de Clínica Mayo, OMS, NIH

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA