Home | Especialidades médicas | Apoyo emocional y social son claves para superar la enfermedad renal

Apoyo emocional y social son claves para superar la enfermedad renal

Un estudio realizado en Colombia demostró que el apoyo emocional y social es fundamental para afrontar la enfermedad renal crónica. Se requiere -en estos casos- del desarrollo de estrategias de soporte social

Una investigación de la Facultad de Enfermería de la Universidad Nacional de Colombia (UNC), reveló que la calidad de vida de los pacientes con enfermedad renal se altera más por las condiciones espirituales, psicológicas y sociales, que por la condición física. El trabajo se titula: Soporte social percibido y calidad de vida de personas con ERC sometidas a trasplante renal.

Según el Fondo Colombiano de Enfermedades de Alto Costo, la enfermedad renal crónica (ERC) es considerada un problema de salud pública en el mundo debido a su prevalencia e incidencia creciente en la población.

El trasplante renal es una alternativa terapéutica cuyo propósito es mejorar la calidad de vida de las personas que padecen la enfermedad. En el trabajo de investigación se estableció la relación entre el soporte social percibido y la calidad de vida de personas con este padecimiento, sometidas a trasplante renal.

Judith Medellín Olaya, magister en Enfermería y especialista en Cuidado al Paciente Crónico de la Universidad Nacional de Colombia señaló, que  la experiencia de la persona sometida a esta intervención implica para el equipo de salud y -en especial-  para el profesional de enfermería, la generación de estrategias de soporte social.

Se encontró que las estrategias deben estar centradas en la educación, guía y retroalimentación para que incidan sobre la adherencia al tratamiento, la disminución de complicaciones y en la calidad de vida de los pacientes.

En el análisis se realizó una caracterización socio-demográfica de las personas con enfermedad renal crónica sometidas a trasplante renal, la mayoría eran hombres con edades entre los 18 y 60 años.

La calidad de vida de los pacientes estudiados mostró alteración en los ámbitos sociales, espirituales y psicológicos. Y en menor proporción se perturbó la dimensión física, que se afecta por el dolor causado por el trasplante.

La investigación demostró que la asistencia y el apoyo emocional y psicológico permiten a los pacientes afrontar el impacto en cuanto al nuevo tratamiento y a continuar su condición de paciente crónico.

Medellín recomendó  nuevos estudios posteriores para consolidar propuestas de intervención en salud quetengan impacto sobre las necesidades de los enfermos crónicos.

Bitácora Médica

[Fuente: Agencia de Noticias de la Universidad Nacional de Colombia]

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA