Home | Bitácora del día | Apolo: hijo preferido, perfeccionista…

Apolo: hijo preferido, perfeccionista…

EL hombre Apolo busca con interés la aprobación de los demás, y el éxito es muy importante para él, por eso se cuida de no defraudar

Dios Apolo 620x340Por: Pedro Delgado, psiquiatra

Apolo, Dios de la mitología, segundo en importancia después de Zeus, personifica la belleza, la armonía. Dios del Sol: brillaba por sobre los otros dioses.

Los mortales asistían al templo de Apolo para honrar al Dios, obtener purificación y para que les hablara sobre su futuro, porque dominaba el arte de la futurología. Fue el preferido de su padre Zeus por lo que ejercía gran influencia en el monte Olimpo.

APOLO Y SU RELACIÓN CON EL HOMBRE ACTUAL

El hombre en quien domina el arquetipo psicológico de Apolo es poseedor de una mente lógica y objetiva. Valora el orden y la armonía y tiene tendencia a ejercer el liderazgo, aunque no le cuesta aceptar que haya un líder por encima de él. Adora la perfección y la pureza de las cosas, y es apegado a la ley, al orden y al sentido del tiempo.

Le gusta poco socializar y se siente incómodo en situaciones sociales de grupo a menos que sea centro de atención, en cambio en grupos de trabajo se mueve como pez en el agua. Puede desempeñarse con comodidad en el campo político donde juega con emociones intensas y directas sin involucrarse. Evita el enfrentamiento directo con sus opositores, sus acciones se guían por la prudencia y la cautela.

EL hombre Apolo busca con interés la aprobación de los demás, y el éxito es muy importante para él, por eso se cuida de no defraudar. Tiene una gran tendencia al logro, por lo que es usualmente admirado. Por su eficiencia, frecuentemente cuenta con el apoyo y la ayuda de hombres poderosos, que lo respaldan  y promueven su desarrollo. Posee gran habilidad para concentrarse en sus tareas por lo que rinde excepcionalmente en el trabajo. Es organizado con su tiempo y sus obligaciones siendo muy eficiente por lo que hace una carrera profesional linear y exitosa.

En el amor es capaz de cautivar  por su brillo, pero tiene dificultades a la hora de involucrarse en una relación afectiva profunda debido a su distancia emocional. Usualmente es un “gran partido”, deseado por muchas mujeres como marido. Es capaz de lograr una pareja estable, pero corre el riesgo de que con el paso del tiempo se pierda la pasión en la relación debido a su distanciamiento emocional. Los hombres Apolo por lo general son buenos padres, les dictan pautas de ley y orden a sus hijos, pero toleran poco que se salgan de las expectativas sociales.

Este tipo de hombres lleno de hábitos y costumbres puede ser muy narcisista, y arrogante hasta el punto de ver “desde arriba” a la gente como lo hacía el Dios Apolo desde el Sol.

Cuando tiene la razón y se siente respaldado por la ley, ejerce la justicia sin contemplaciones, y algunas veces con crueldad. A pesar de que es perfeccionista, le cuesta reflexionar sobre sus errores. Por eso para madurar como ser humano necesita desarrollar capacidad de introspección crítica y sensibilidad suficiente como para acceder a su mundo interno emocional. Entre médicos y abogados se encuentran muchos hombres tipo Apolo.

Acerca de Pedro Delgado, psiquiatra

Médico graduado en la Universidad Central de Venezuela (UCV, 1971) con postgrado en Psiquiatría de la misma universidad. Se desempeñó como Profesor de la Facultad de Medicina en la Cátedra de Psiquiatría del Hospital Universitario de Caracas de la UCV, por 29 años donde realizó labores de docencia e investigación en el pregrado de Medicina y el Postgrado de Psiquiatría. Coordinó el Postgrado de Psiquiatría del Hospital Universitario de Caracas durante 5 años. Realizó un Fellowship en Abuso de Sustancias en Johns Hopkins University. Fue Profesor invitado del Departamento de Psicología en la Universidad de Evansville, Indiana en EEUU. En 2001 recibió el Premio de Medicina "Luis Razzetti" de la Federación Médica Venezolana en conjunto con varios autores por la publicación de un libro sobre educación psiquiátrica para médicos. Ha trabajado en la consulta privada (como psiquiatra) durante 38 años. Es, además, Presidente de Fundación Humana, una organización sin fines de lucro que se dedica a desarrollar programas de tratamiento y prevención en salud mental y dirige la unidad de Trastornos Adictivos de la Fundación.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA