Home | Bitácora del día | Aplicaciones de la musicoterapia en la medicina (2-2)

Aplicaciones de la musicoterapia en la medicina (2-2)

Los griegos, fueron expertos en aplicar la música, tanto a la salud corporal como mental. Así, Homero nos relata en la “Odisea”, la contención de la hemorragia de Ulises, mediante la música. Por su parte,  Empédocles, conocedor de que “la música amansa a las fieras”, detuvo a los que iban a asesinar a su padre tocando la lira. También sabemos que Clymnestra, aplacaba su tremenda concupiscencia (otros dirían “su furor uterino”) mediante sesiones relajantes de música.

En la tradición shamanística, el sonido se ve.  La búsqueda del placer, es un fuerte impulso connatural a la fisiología y psicología de todos los animales y del hombre. Es sabido que yoguis, lamas y otros discípulos de la sabiduría en Oriente, llegan a estados de conciencia elevados y altamente placenteros a través de la música, ciertas frecuencias emitidas y sus alícuotas (armónicos o tonos parciales), al vibrar en la caja de resonancia craneana, estimulan la norepinefrina y la dopamina, drogas endógenas del cerebro que se asocian con el placer, así como otros neurotransmisores que de otra manera,  permanecerían siempre inertes, pero que una vez despiertos, son capaces de reactivar impresionantes destrezas físicas y cognitivas.

Se acostumbra decir entre los ocultistas, que la magia del sonido solo puede deshacerse mediante la magia de la luz, que es la más poderosa de cuantas existen, de hecho es indestructible. Aquello, marca el índice del poderoso nivel de vibración que contiene el sonido, tan es así que, que como vimos al comienzo del desarrollo del tema, desde la remota antigüedad, con el sonido se agasajaba a los dioses, a los invitados y se llamaba a los espíritus, seguimos hoy porque con música celebramos nacimientos y con cánticos despedimos a nuestros seres queridos, que cruzan la frontera del más allá. Alabamos a Dios y pedimos sanación con salmos y cantamos el amor a nuestros seres queridos.

Es conocida la función de la música, desde hace años como herramienta de sanación y de hecho la tradición ya marcaba, una influencia directa o indirecta de las vibraciones acústicas, sobre el organismo, pero no había prueba científica. Los curanderos primitivos, los chamanes y los sanadores del mundo entero, sanaban y sanan con sus instrumentos y cánticos con una frecuencia que hace revivir a las células desde su patología.

Los antiguos, sabían la relación entre sonido y mente, la historia está repleta de ejemplos, en los que la música ha jugado un papel determinante en cuanto a ciertas conductas, aunque no sean tantos los que nos muestren una relación directa entre la música y la curación de alguna enfermedad.

Son conocidos los cuencos cantores de los lamas tibetanos y los de cuerzo, como instrumental de musicoterapia, hasta el punto de que en ciertas clínicas de Estados Unidos, recomiendan el sonido de estos instrumentos para reequilibrar el sistema inmunológico.

Los mantras, forman aún hoy día parte de las terapias en la medicina Tibetana y  se ha descubierto que los bebes, cuyas madres escuchan música de los compositores renacentistas como Vivaldi, Bach, Mozart y List, durante el tiempo de la gestación, han obtenido mejores resultados escolares que aquellos a los que no se les aplicó la terapia.

Continúe leyendo: Aplicaciones de la musicoterapia en la medicina 2-2

Fuente: Texto publicado en el Boletín de la Academia Nacional de Medicina  de Venezuela, mayo 2011.  Diplomado Artes Medicina y Salud Universidad  Católica de Chile, 2010.

Acerca de Dr. Carlos Fariña

Médico cirujano en la Universidad de Chile. Médico general en Hospital Regional de Iquique. Cirujano electivo y de urgencia en Hospital de Chuquicamata de Codelco. Cirujano de urgencia en Hospital de Urgencia Asistencia Pública de Santiago, ocupó el cargo de jefe de turno y jefe de servicio de urgencia. Especialidad en medicina legal. Actualmente es jefe del Laboratorio Clínico de Hospital de Urgencia Asistencia Pública.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA