Home | Áreas de salud | Amebiasis: enfermedad endémica en México

Amebiasis: enfermedad endémica en México

Un trabajo de investigación de la Universidad Nacional Autónoma de Mexico (UNAM) estudió las variantes genéticas del parásito Entamoeba histolytica, que produce la amebiasis

México es un país endémico para la amebiasis con un número considerable de portadores asintomáticos que pueden eliminar la infección espontáneamente, reinfectarse posteriormente, y así entrar en un ciclo sin enfermarse. Sólo 10% desarrolla la amebiasis invasora.

Cecilia Ximénez García, investigadora de la Facultad de Medicina (FM) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y su grupo estudiaron la compleja relación huésped-parásito.

En 1979, la Reunión de Expertos sobre Amebiasis, auspiciada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) -en el contexto del Seminario sobre Amebiasis, que realiza de manera periódica en México- reconoció por primera vez, que Entamoeba histolytica era en realidad dos especies de parásito, una causante de la enfermedad del mismo nombre y otra, considerada como comensal, denominada Entamoeba dispar.

Ximenéz explicó que ambas son idénticas en su morfología, pero son diferentes genética (según estudios de epidemiología molecular) y fenotípicamente.

La infección por E. histolytica es causa de amebiasis intestinal, que puede cursar asintomática y durar semanas o meses mientras el individuo excreta gran cantidad de quistes en las heces.

Sin embargo, el portador puede eliminar espontáneamente la infección, permanecer sin ella algunos meses, y si está nuevamente expuesto, reinfectarse por la misma especie, por E. dispar o por ambas.

La científica señaló que en otras circunstancias, el huésped adquiere E. histolytica y desarrolla colitis amebiana, cuyo indicio principal es la diarrea con moco. En algunas ocasiones las lesiones de la mucosa intestinal permiten que se presente la disentería amebiana que se manifiesta principalmente por diarrea con sangre.

“Por razones que desconocemos, estos pacientes pueden autolimitar la infección y sanar sin tratamiento”, agregó Ximénez.

La forma de amebiasis extraintestinal más frecuente y agresiva es el absceso hepático amebiano, el cual se establece cuando las lesiones ulcerativas del intestino grueso permiten a los trofozoitos amebianos llegar hasta los pequeños vasos capilares intestinales y acceder a la circulación portal, que siembra las amebas en el parénquima hepático.

El trabajo realizado por Ximénez García en comunidades de Sonora y Morelos, demostró por primera vez en México que había variantes genéticas de E. histolytica y E. dispar que no producen enfermedad en algunos individuos -y en otros- esos mismos genotipos se encuentran en casos de absceso hepático amebiano. Otro hallazgo es que ambas especies son genéticamente muy diversas, en mayor grado E. dispar.

Algunos genotipos tienen una gran movilidad geográfica y están distribuidos a nivel mundial, otros se restringen a áreas geográficas continentales y unos más son exclusivos de comunidades o grupos poblacionales específicos.

Ximénez afirmó que en comunidades de Sonora, Morelos y Distrito Federal, existen genotipos que no se han descrito hasta ahora.

En México, la distribución de genotipos diferentes es heterogénea. Los trabajos epidemiológicos realizados en Morelos indican que en ciertas comunidades, como el municipio de Amacuzac, la frecuencia de infección más alta es por E. histolytica, y en Tlaltizapán (a 250 kilómetros) la ameba más prevalente (95%) es E. dispar.

La investigadora indicó que México conserva las características de ser un país endémico. Todos los estados de la República tienen casos nuevos cada año, tanto de absceso hepático amebiano, como de amebiasis intestinal.

Bitácora Médica

Fuente

  • Reporte Epidemiológico de Córdoba

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA