Home | Bitácora del día | “Doctor, no me puedo concentrar”

“Doctor, no me puedo concentrar”

Esta frase, muy común en mi consultorio, puede revelar un síntoma de algunos desajustes, incluso orgánicos. Las deficiencias en el desarrollo y la falta de maduración de ciertas funciones cerebrales pueden generar síntomas que requieren atención especializada para mejorar la productividad/Por Pedro Delgado

Entre 5 y 10% de los niños sufre de Trastorno por déficit de atención e impulsividad, problemas que usualmente se detecta a la edad de comienzo de la escuela.

El seguimiento de casos por muchos años ha permitido establecer que en más del 60% de estos niños el problema continua en la adolescencia y edad adulta afectando su rendimiento laboral o académico, sus relaciones interpersonales y su capacidad de adaptación social.

Estas alteraciones ocurren por deficiencias en el desarrollo y maduración de ciertas funciones cerebrales, sobre todo las denominadas funciones ejecutivas, es decir,  aquellas que permiten integrar la información percibida, planificar lo que se va a hacer, mantener el interés en lo que se hace,  procesar y controlar impulsos y emociones, y terminar lo que se comienza sin perderse en el camino. No se trata de una lesión cerebral, ni de problemas de inteligencia, se trata de funciones cerebrales que no han madurado.

Los síntomas que manifiestan los pacientes con esta condición médica se pueden sintetizar como sigue:

1) Dificultad para organizar tareas y materiales, en estimar el tiempo para realizarlas y en priorizar lo que se tiene que hacer. Con frecuencia se aplazan tareas y  trabajos

2) Problemas para mantener la  atención, concentrarse y comprender lo que se lee o escucha

3) Tendencia a la dispersión, a distraerse fácilmente, a abandonar las tareas que comienza. Solo aquello que genera gran interés puede ser atendido y completado

4) Dificultad para controlar emociones y tolerar frustraciones (impulsividad y explosividad). Tendencia a ser impaciente  y a estar hiperactivo permanentemente como “un motor prendido”

5) Problemas de memoria reciente que se expresa con dificultad en recordar lo que se le dijo o estudió (por eso tienden a fracasar en los estudios), en recordar donde coloca objetos (pierden frecuentemente sus cosas), fallas en memorizar (incumplen compromisos). No saben organizar su tiempo y dejan todo para el final.

6) Tendencia a ser impulsivo en lo que se hace o se dice y a actuar sin pensar. Se tiende a llegar a conclusiones impulsivas por incapacidad de prestar atención al medio ambiente o interpretar correctamente la actitud de los otros.

Todos estos síntomas expresan dificultad en el procesamiento de la información y en el manejo adecuado de conductas y emociones que están relacionadas con la inmadurez de ciertas áreas cerebrales encargadas de las funciones ejecutivas ya descritas.

Para su diagnóstico se requiere evaluación por un especialista. Existen varias opciones de tratamiento: medicación, terapia para modificar la conducta o  Neurofeedback, todas  han probado efectividad. Se puede combinar  tratamientos.

Cuando se aplica cualquiera de estos tratamientos, el paciente mejora significativamente su productividad personal y adaptación social, pues tienden a fracasar en mucho de lo que hacen si no se tratan. Una cantidad importante de adultos presenta este problema y lo desconoce. Si son tratados su vida cambia favorablemente.

www.fundacionhumana.org

Twitter : @fundacionhumana

Acerca de Pedro Delgado, psiquiatra

Médico graduado en la Universidad Central de Venezuela (UCV, 1971) con postgrado en Psiquiatría de la misma universidad. Se desempeñó como Profesor de la Facultad de Medicina en la Cátedra de Psiquiatría del Hospital Universitario de Caracas de la UCV, por 29 años donde realizó labores de docencia e investigación en el pregrado de Medicina y el Postgrado de Psiquiatría. Coordinó el Postgrado de Psiquiatría del Hospital Universitario de Caracas durante 5 años. Realizó un Fellowship en Abuso de Sustancias en Johns Hopkins University. Fue Profesor invitado del Departamento de Psicología en la Universidad de Evansville, Indiana en EEUU. En 2001 recibió el Premio de Medicina "Luis Razzetti" de la Federación Médica Venezolana en conjunto con varios autores por la publicación de un libro sobre educación psiquiátrica para médicos. Ha trabajado en la consulta privada (como psiquiatra) durante 38 años. Es, además, Presidente de Fundación Humana, una organización sin fines de lucro que se dedica a desarrollar programas de tratamiento y prevención en salud mental y dirige la unidad de Trastornos Adictivos de la Fundación.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA