Home | Especialidades médicas | Otros | Dermatología | Abordaje del dolor en el paciente dermatológico

Abordaje del dolor en el paciente dermatológico

Este artículo resume la fisiopatología, modulación, forma de evaluación y clasificación del dolor. Expone, además, algunas de las posibilidades terapéuticas actuales para su tratamiento

El dolor se define como una experiencia sensorial y emocional desagradable, ocasionada por una lesión hística real o aparente.

Su manejo es indispensable en cualquier área de atención a la salud y es por ello que como dermatólogos debemos actualizarnos al respecto.

El siguiente manuscrito intenta ser un breve resumen de su ?siopatología, modulación, forma de evaluación y clasificación, y expone algunas de las posibilidades terapéuticas con las que contamos en la actualidad.

Definir el dolor es extremadamente difícil, ya que es  una de las exhibiciones que evidencian el sufrimiento  humano, tal como manifestara el Dr. Alberto Lifshitz  Guinzberg: «Al tiempo que representa la expresión  más depurada de alarma, el grito que emite el organismo dañado puede ser también la vivencia más  desagradable que experimente el ser humano»,  por  ello existen diversas explicaciones al respecto.

La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (International Association for the Study of Pain [IASP]) lo define como una experiencia sensorial y emocional desagradable, asociada al daño real o potencial de un tejido que se describe en términos de ese daño; también ha descrito las definiciones de dolor agudo  y crónico como sigue:

Dolor agudo: conjunto desagradable y complejo de experiencias sensoriales, perceptuales y emocionales  asociadas a respuestas autonómicas y psicológicas.

Dolor crónico: persiste durante el curso natural de un daño, asociado a procesos o patologías duraderas, intermitentes y/o repetitivas, en un término de dos o tres semanas a seis meses o más.

Factores que lo modulan

El dolor se modula en su intensidad por redes neuronales endógenas del sistema nervioso central; no obstante, se han estudiado y definido también otros factores, los cuales abarcan:

a. Fase en la que se encuentra el dolor, ya que se sabe que a mayor permanencia del dolor, mayor dificultad para su control, posiblemente por la modificación de las neuronas de amplio rango dinámico para que un dolor agudo se vuelva crónico.

b. Factores psicológicos, los cuales se han corroborado al mejorar hasta en 60% la sensación dolorosa cuando se modulan las emociones. Este factor se modifica por la  personalidad, educación recibida, umbral de tolerancia  al dolor, situación que lo desencadena.

c. Factores contextuales, dentro de los que se encuentran factores sociales y personales.

d. Factores específicos, como el uso de fármacos simultáneos y/o procedimientos quirúrgicos.

_________

[Autora] Larissa Dorina López Cepeda (Dermatóloga del Centro Dermatológico “Dr. Ladislao de la Pascua”. México)

Fragmentos extraídos de Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología. Texto original y referencias bibliográficas aquí

_____________

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA