Home | Bitácora del día | Enfermedades profesionales: desde Hipócrates hasta las tablets

Enfermedades profesionales: desde Hipócrates hasta las tablets

En estos tiempos de innovación tecnológica, cifras oficiales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), afirman que el 86% de todas las muertes vinculadas con el trabajo son producto de enfermedades profesionales o también llamadas “enfermedades ocupacionales” / Por Yohama Caraballo

Cuatro siglos antes de Cristo, Hipócrates, “el padre de la Medicina”, ya en Grecia, había reconocido la toxicidad del plomo en la industria de la minería. El médico italiano, Bernardino Ramazzini, considerado el fundador de la especialidad Medicina del Trabajo, 1700 años después de Cristo, escribió: De Morbis Artificum Diatriba (Las enfermedades de los trabajadores), un libro sobre enfermedades ocupacionales y la higiene industrial.

En cada capítulo de este texto de Ramazzini, se mencionan enfermedades asociadas con alguna actividad laboral en particular, descripciones del área laboral, análisis de la literatura relacionada, preguntas para los trabajadores, detalles sobre las enfermedades, remedios y consejos para 52 ocupaciones.

Ramazzini propuso que los médicos añadieran “¿Cuál es su ocupación?”, a la lista de preguntas que Hipócrates recomendó hacer a los pacientes.

No fue sino hasta principios del siglo XX cuando comienza a incrementarse el interés sobre la importancia del trabajo en los humanos, con su impacto positivo insustituible, protagonizado por la sensación de realización personal de quienes amamos lo que hacemos cotidianamente en un extremo y, en el otro, las alarmantes cifras de enfermedades relacionadas con el trabajo, hasta el punto de haberse convertido en epidemias en el mundo.

En estos tiempos de innovación tecnológica, cifras oficiales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), afirman que el 86% de todas las muertes vinculadas con el trabajo son producto de enfermedades profesionales o también llamadas “enfermedades ocupacionales”.

Entre estas enfermedades señalamos: la vieja epidemia regional escondida” llamadas así a las patologías pulmonares ocupacionales (asbestosis, neumoconiosis), la dermatosis ocupacionales, la hipoacusia ocupacional, las intoxicaciones por plaguicidas y otros tóxicos (mercurio, plomo, arsénico, benceno, tolueno, xileno) y alergias (asma, rinitis, dermatitis por hipersensibilidad).

La era de las tablets

Por estos días, también surge la nueva epidemia global escondidaque crece y que cada día observamos en nuestros consultorios: la hipersensibilidad química múltiple, cánceres ocupacionales, disruptores endocrinos y las causadas por las nuevas tecnologías (nanotecnologías y otras).

Naturalmente, además, se cuentan como frecuentes: los trastornos músculo-esqueléticos (dolor lumbar, síndrome del túnel del carpo), las enfermedades cardiovasculares, los desordenes mentales y las emocionales (estrés, burnout, depresión) y enfermedades emergentes.

En relación con el desarrollo y la expansión de las nuevas tecnologías es fácil observar la exposición continua de los trabajadores -y no trabajadores- a las ondas electromagnéticas: en las ciudades estamos rodeados de ellas y es común ver a muchos trabajadores con más de un celular y conectados por tiempo prolongado a tablets o computadoras.

El impacto de estas ondas sería menor si al menos todos apagáramos los equipos electrónicos al dormir. Si observamos a nuestro alrededor, el número de computadoras, tablets, celulares, conexión Wifi, antenas, radios, laptops y otros aparatos que están encendidos 24 horas al día, no sería descabellado pensar en una nueva patología denominada: “hipersensibilidad electromagnética”, síntomas que apenas se han comenzado a estudiar y que apenas de saben de ellas.

En Venezuela las estadísticas más recientes proporcionadas por el Instituto Nacional de Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel) del año 2006, ubican a los Trastornos músculo-esqueléticos en primer lugar (76,5%) dentro de la lista de enfermedades ocupacionales diagnosticadas.

A ese trastorno, le siguen afecciones por factores psicosociales (6,3%), en tercer lugar las enfermedades respiratorias (3,9%), cuarto lugar patologías de la voz (1,5%) y en quinto lugar, las afecciones auditivas por ruido (1,3%).

Es importante reflexionar sobre lo que podemos hacer tanto trabajadores como especialistas para que el trabajo sea más gratificante y podamos mantenernos saludables. La invitación está abierta para transitar ese camino y lograr una mejor calidad de vida.

www.mundocupacional.com

Acerca de Dra. Yohama Caraballo

Médico especialista en Medicina Ocupacional, Universidad Central de Venezuela. Premio Nacional de Prevención de Riesgos “Alberto Montaño” 2010. Docente e investigadora de la cátedra de Medicina del Trabajo y de los postgrados de Medicina, Salud e Higiene Ocupacional en la Universidad Central de Venezuela. Ex -asesora del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (INPSASEL). Coordinadora en la Universidad Central de Venezuela de la Red Cochrane Iberoaméricana. Seleccionada como investigadora por el Observatorio Nacional de Ciencia Tecnología e Innovación. Representante por Venezuela en el Occupational Health Crossing Borders, Múnich-Alemania y en el Congreso Mundial de Seguridad y Salud en el Trabajo en Turquía 2011. Entrenamiento en “accidentes y emergencias” en la Universidad de Londres, Reino Unido. Co-fundadora y directora médica de Mundo Ocupacional C.A., Consultora y conferencista en Salud Ocupacional en diversas empresas nacionales y trasnacionales. Lidera una línea de investigación sobre “Ergonomía en oficinas, factores psicosociales, trastornos músculo-esqueléticos y bienestar laboral”

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA