Home | Bitácora del día | ¿Médico o surtidor de recetas?

¿Médico o surtidor de recetas?

Mi labor profesional, tanto en el sector público como privado, se ha centrado en educar a los pacientes; una iniciativa que va más allá de prescribir una receta o realizar alguna intervención física/Por Roberto Sánchez

SIEMPRÉ ESTARÉ A favor del trato cordial, cálido y cercano con los pacientes, pero también he subrayado que el paciente debe de corresponder a dicho trato de igual forma, además de responsabilizarse por su salud.

El médico y el personal de salud deben de trabajar para velar por el bienestar de los pacientes, pero de nada servirá el trabajo de los galenos, enfermeras, nutriólogos, psicólogos, si el paciente no lo quiere.

En reiterados artículos he escrito que la labor del médico debe ser reconocida, que si tanto se ha puesto de moda el síndrome de Burn Out, es precisamente por la falta del estímulo a la actividad del personal de salud, fuese la profesión o actividad que fuese.

Pero creo que en su mayoría mis comentarios han ido dirigidos a las autoridades y compañeros, pero en las últimas semanas me he dado cuenta de que también debo enfocarme en los pacientes, esto me ha extrañado hasta a mí, puesto que generalmente digo que la mejor paga que tiene el médico es el agradecimiento de sus pacientes, entonces ¿por qué concluyo esto ahora?

Sigo sosteniendo que no hay mejor paga en el mundo que ver que un paciente te sonríe, te dé las gracias, o se acuerde de ti y te lleve unos dulces, un queso, una sábana hecha por ella, una bufanda, etc. (no podría enumerar todas aquellas cosas que me han dado y me motivan). Pero realmente lo que más me motiva es ver que mis pacientes responden a las acciones que yo hago. Y, ¿qué hago?

Pues bien mi labor tanto en mi trabajo en el sector público como en el privado, se centra principalmente en educar, creo que va más allá de prescribir una receta o realizar alguna intervención física. En su mayoría los pacientes que yo atiendo son adultos, así que podemos concluir que ya son responsables o al menos eso creemos.

Reeducar: clave en el tratamiento

El asunto es que educar a un adulto es muchísimo más difícil que educar a un niño, tiene usos y costumbres muy aferradas, varias de las cuales tenemos que modificar para controlar sus enfermedades, diabetes, hipertensión arterial, dislipidemias, obesidad, etc. Es por ello que hacemos muchas veces uso, no solo de las habilidades que pudiéramos tener nosotros, sino de la consejería y orientación de la psicología.

Sabemos entonces que los cambios serán difíciles, que no los veremos de la noche a la mañana y que requieren de constancia por parte del equipo para lograr crear conciencia, para cambiar usos y costumbres arraigados a través de los años.

Pero cuando se logran estos cambios sabemos que el paciente ha entendido, se ha responsabilizado de su problema y, en definitiva, significa un gran logro para todos los que integramos el equipo, algo que nos motiva a seguir trabajando.

Lamentablemente reitero, no es algo sencillo y no siempre se obtiene el éxito esperado.

Continúe leyendo: Médico o surtidor de recetas

Fuente

  • Publicado en www.medtropoli.net y concedida su reproducción por el Dr. Sánchez.

Acerca de Dr. Roberto Sánchez

Médico de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México. Especializado en Medicina Integrada por Univ. Autónoma de Aguascalientes. Diplomado en Prevención Clínica de Enfermedades Crónicas No Transmisibles por el Inst. Nacional de Salud Pública, Inst. Nacional de Cardiología Ignacio Chávez y el Inst. Nacional de Ciencias Médicas y de la Nutrición Salvador Zubirán. Presidente Fundador (2009-2010) de la Asociación Mexicana de Medicina Integrada (AMMI AC). Autor de blogs: www.medtropoli.net y http://ciencia.medtropoli.net y colaborador de www.medicinaintegrada.org.mx.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA