Home | Home Destacado | ¿Los pacientes oncológicos terminales desean recibir quimioterapia?

Un estudio analiza la respuesta

¿Los pacientes oncológicos terminales desean recibir quimioterapia?

Una investigación concluyó que pacientes en estado terminal tienen menos posibilidad de recibir quimioterapia si conversan a tiempo con su especialista sobre cómo quieren morir

Un estudio realizado en Estados Unidos señaló que los pacientes oncológicos terminales son menos propensos a recibir un tratamiento agresivo como la quimioterapia en sus últimas dos semanas de vida si le manifiestan a sus médicos sobre cómo quieren morir.

Publicado en el Journal of Clinical Oncology, el análisis siguió a 1.231 personas con cáncer de pulmón o colon avanzado que murieron en un período de 14 meses, dentro de un estudio más amplio sobre la enfermedad.

Los investigadores entrevistaron a pacientes o a sus cuidadores sobre si éstos habían hablado con sus médicos de su tratamiento al final de la vida, y en caso afirmativo, cuándo se había producido la conversación.

Jennifer Mack, directora del estudio y miembro del Instituto Oncológico Dana-Farber (Boston) señaló que el tratamiento agresivo al final de la vida para pacientes específicos no es necesariamente “malo”. Este trabajo plantea básicamente que la mayoría de los pacientes que reconoce que está muriendo, no quiere recibir esa clase de atención.

Mack señaló que el tratamiento que intenta mantener con vida a pacientes terminales suele ser costoso y puede no mejorar su calidad de vida o su comodidad. Implica, también, más tiempo en el hospital, en un lugar de casa o en una residencia.

Además, el estudio comprobó los historiales médicos en busca de conversaciones sobre el final de la vida y de tratamientos e ingresos hospitalarios que recibieron los enfermos en su último mes de vida.

El equipo de investigadores encontró que la mayoría de los pacientes -el 88 por ciento- había tenido conversaciones sobre su muerte, pero más de un tercio de esas charlas se produjeron menos de un mes antes de que fallecieran, cuando probablemente su salud ya estaba deteriorada. Cerca de dos tercios de las conversaciones se produjeron con los pacientes en el hospital. Casi la mitad de los participantes recibieron tratamiento agresivo para prolongar su vida, según el equipo de Mack.

Los que habían hablado sobre su muerte más de un mes antes de morir tenían entre un 50 y un 60 por ciento menos de probabilidades de recibir ese tratamiento extra que los pacientes que aplazaron esas conversaciones o no las tuvieron en absoluto.

Pacientes y cuidadores que dijeron haber hablado del tema con los médicos eran casi siete veces más propensos a terminar en una unidad de enfermos terminales que los que no recordaban haber mantenido conversaciones sobre la muerte.

Bitácora Médica

[Fuentes: Medline Plus/Journal of Clinical Oncology]

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA