Home | Bitácora del día | ¿Fin de la era del Antígeno Prostático Específico (PSA)?

¿Fin de la era del Antígeno Prostático Específico (PSA)?

Ante la polémica, lo recomendable sigue siendo discutir con el paciente acerca de los beneficios, riesgos del diagnóstico y tratamiento precoz de la enfermedad / Por Elías Mora

La controversia en relación a si hay que hacer pesquisa de cáncer de próstata continúa en el tapete.  En la conferencia de actualización en Urología de la Universidad de California, Los Ángeles, Estados Unidos, a la que asistimos urólogos de varias partes del mundo, discutieron  una vez más acerca de los posibles daños y beneficios que tendría para el paciente realizarse la prueba.

La pesquisa de cáncer de próstata es una forma de prevención secundaria, niveles altos  del antígeno prostático específico podrían sugerir la presencia de cáncer de próstata.

Ante la polémica, lo recomendable sigue siendo discutir con el paciente acerca de los beneficios, riesgos del diagnóstico y tratamiento precoz de la enfermedad, para que tome la decisión sobre la base de información real de las ventajas y posibles complicaciones.

Para afirmar que  la pesquisa de cáncer de próstata es beneficiosa, hay que  demostrar que su realización redunda en disminución de  la mortalidad. De acuerdo a algunos estudios  la tasa disminuiría entre 40 a 50 % por el uso de Antígeno Prostático Específico (PSA) -sin embargo- al detectar algunos tipos de cáncer, que no conducirían a la muerte del paciente,  existe el riesgo de sobre diagnóstico  y tratamiento de la enfermedad.

Aunque algunos pongan  en duda los beneficios de la pesquisa, es necesario considerar que un paciente al que se le diagnostica cáncer y se le comunica que no se va a tratar, sino a observar, puede sufrir daños psicológicos, vivir angustiado por temor a que la enfermedad avance.

Para un grupo de urólogos  no  se justificaría hacer pesquisa  antes de los 40 años.  En 2012 la Comisión Especial de Servicios Preventivos de Estados Unidos (UPSTF, por su nombre en inglés) generó una controversia al desaconsejar la pesquisa del cáncer prostático en los hombres con riesgo promedio, al igual que la  Academia Americana de Médicos de Familia (AAFP). Consideran que no  se justifica realizar la prueba  en este grupo etario debido a que no se  han encontrado suficientes evidencias de que pueda mejorar la sobrevida.

Por otra parte, otro grupo de especialistas en urología sostienen que  no hay que realizar pesquisa en hombres encima de los 70 años, mientras otros, lo consideran pertinente.

Esta controversia confunde al paciente, qué no encuentra que hacer. En lo que sí coinciden la mayoría de los urólogos es que es necesario discutir con el paciente los beneficios y los riesgos de realizar la pesquisa.

Algunos consideran que la era PSA ya ha pasado, pero desde el punto de vista clínico,  es la prueba más usada junto con el PCA3, aunque ya existen otros marcadores, estos aún no están a nivel clínico sino a nivel experimental.

Considero que a la luz de los conocimientos actuales hay que seguir usando las herramientas que poseemos,  explicar al paciente  que existe esa  controversia y que el paciente elija.

Esta decisión es  un arma de doble filo porque si hay cáncer de próstata que puede ocasionar la muerte y se detecta a tiempo hay muchas posibilidades de curar, lo contrario sería muy arriesgado.

La sobrevida  en casos de pacientes con cáncer de próstata de bajo riesgo es 90 % a 15 años, sin recibir tratamiento. El problema es que hasta el momento no se puede saber con certeza si el  tumor es de bajo riesgo, podría pasar que no se haya detectado un cáncer de alto riesgo porque no existen los métodos que lo determinen.

El paciente debe decidir si prefiere vivir con un diagnóstico de cáncer de próstata  de bajo grado bajo vigilancia  o si asume los  efectos colaterales del tratamiento, bien sea con robótica o cirugía abierta.

En  la actualidad ya se conoce que los resultados son similares,  dependiendo del tumor, de factores biológicos, el paciente no vivirá más porque se le  haga la cirugía con robot.

Tecnología innovadora

Ya están  disponibles imágenes fusionadas que permiten una mayor precisión para hacer la biopsia de próstata.  Se está empleando la Resonancia Magnética Fusionada con ultrasonido para hacer la biopsia de próstata en tiempo real , lo que permite ver con mayor exactitud el tumor,  detectando lesiones importantes significativas , ir directamente al blanco, lo que disminuye  las biopsias innecesarias, falsas, negativas y a ciegas . Este método tiene ventajas potenciales como lo es la biopsia dirigida a la lesión y diagnóstico por cáncer importante, su indicación principal sería un PSA elevado con biopsia negativa, con el objetivo de  evitar biopsias innecesarias.

El método ya se está usando en grandes centros de diagnóstico de cáncer de próstata en el mundo.

Acerca de Elias Mora

Urólogo. Graduado en la Escuela José María Vargas de la UCV 1975. Residencia en Cirugía Hospital José María Vargas 1978. Residencia en Urología Hospital Universitario de Caracas 1979 -1981. Fellowship en Urología Pediátrica Hospital de Niños de Caracas 1982 – 1983. Profesor y Jefe del Departamento de Urología oncológica Hospital Oncológico Padre Machado 1985- 1989. El área de excelencia del doctor Mora Kumboz es la cirugía reconstructiva del tracto urinario inferior y cirugía mínimamente invasiva del tracto urinario superior e inferior. Ha realizado más de 20 mil procedimientos.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA