Home | Home Destacado | ¿Cuándo acudir a la emergencia pediátrica?

¿Cuándo acudir a la emergencia pediátrica?

El uso inadecuado de la urgencia pediátrica es muy frecuente. Fuencisla de Miguel, especialista en pediatría explica cuándo es realmente necesario acudir a una cita urgente con un niño

Una pequeña tos, una ligera fiebre o secreción nasal son muchos de los casos que copan cada día las urgencias de los centros de salud en el mundo.

A propósito de la frecuencia de estos síntomas, Fuencisla de Miguel, médico especialista en pediatría en Atención Primaria, comentó que algunos estudios indican que la atención urgente inadecuada se produce en un 50-60 % de los casos: “Existe una sobreutilización por parte de la población de la cita urgente”, opinó.

Según esta especialista, los tres motivos principales de la cita urgente en niños son -por orden de frecuencia-: fiebre, tos y síntomas digestivos como diarrea o vómitos.

La  pediatra recomienda a los padres que se guíen siempre por el «estado general del niño» -es decir- por condiciones que puedan ser motivos reales de preocupación:

-Si el pequeño está profundamente decaído o muy irritable y no es consolable por sus padres

-Si se detecta dificultad respiratoria

-Si hay algún tipo de alteración circulatoria, como cianosis (coloración azulada de la piel) o palidez

-Diarreas o vómitos con sangre (hematemesis)

-Síntoma de intoxicación

-Traumatismo craneoencefálico en menores de 2 años con o sin pérdida de conocimiento (golpes severos en la cabeza)

-Heridas abiertas que requieran sutura (puntos)

-En los casos de fiebres con exantemas (erupciones agudas)

-Alergias con edema (ampollas) o hinchazón de cara con dificultad respiratoria

La pediatra recalcó que no son los signos aislados (tos, fiebre, vómitos) los que deben motivar la asistencia a la atención urgente, sino el sentido común, valorando el estado general del niño, porque -asegura-  un pequeño decaído sin fiebre puede ser más urgente que un niño febril en brazos de su madre.

Por otra parte, la experta aclaró que la fiebre no es una enfermedad, sino un síntoma. Hay que tener en cuenta –dijo- que la temperatura corporal varía a lo largo del día, tras una intensa actividad física o una gran comilona. De esta manera se considera que existe fiebre cuando la temperatura axilar es mayor de 37,5º o de 38º si es tomada por vía rectal.

Bitácora Médica


Fuente

  • ABC.es

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA