Home | Especialidades médicas | ¿Cómo detectar una cardiopatía en su hijo?

¿Cómo detectar una cardiopatía en su hijo?

Las cardiopatías congénitas críticas son las responsables de más muertes en el primer año de un bebé que cualquier otro defecto de nacimiento. Para evitar esta realidad, médicos y científicos tienen el reto de crear pruebas fiables para la detección de un problema que afecta a uno de cada 120 bebés, de los cuales el 25% padece un trastorno grave.

En la búsqueda de soluciones eficaces, Estados Unidos va a hacer una apuesta a gran escala por las estrategias de detección precoz que avala la Duke University Medical Center (Carolina del Norte, EEUU) en la revista Pediatrics. Desde este medio, Alex Kemper, profesor asociado de Pediatría de esta universidad y uno de los autores del informe apuesta por el oxímetro de pulso, un aparato no invasivo (es decir, que no penetra físicamente en el cuerpo del recién nacido) que sirve para medir los niveles de oxígeno en los glóbulos rojos.

“La detección de una baja saturación de oxígeno en sangre es una manera eficaz de identificar problemas coronarios en los bebés u otros problemas de salud graves”, asegura Kemper, que añade: “Sólo habría que ajustar el punto de corte entre lo que se entiende como alta o baja saturación de oxígeno, pues si el bebé vive en una zona de gran altitud, los niveles en sangre normales pueden ser más bajos que en otros niños, pero esto no tiene que representar un problema”.

Pero como en todo procedimiento siempre existen las dudas: ¿qué eficacia tiene? ¿existe margen de error? “Creemos que de esta forma se identificarán la mayoría de los casos, pues hemos visto que la tasa de fallos al encontrar falsos positivos es menor del 1%, aunque luego haya que asegurarse a través de ecocardiogarmas o pruebas de ultrasonido en el corazón, servicio con el que no cuentan todos los hospitales”, indica este investigador.

Sin embargo, este especialista comenta también que el oxímetro cuenta con sus “limitaciones”. “Lo primero que hay que saber es que sólo sirve para encontrar unas pocas cardiopatías, las más graves, por ello no lo utilizamos de forma rutinaria porque son muy pocos los que tienen este tipo de problema. En un estudio reciente, se vio que de 50.000 niños a los que se les había hecho esta prueba, sólo 43 presentaban esta patología”, comenta el doctor Gutiérrez-Larraya. “De ahí que haya que pensar en cuál es la ganancia en cuanto a coste-beneficio y, sobre todo, su otra gran limitación: los falsos positivos”.

Fuente

  • elmundo.es

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA