Home | Bitácora del día | Tuberculosis: la enfermedad que más daño ha causado a la especie humana

Tuberculosis: la enfermedad que más daño ha causado a la especie humana

Cuando en 1882 el bacteriólogo alemán, Robert Koch (Premio Nobel de Medicina en 1905) descubrió el bacilo que lleva su nombre, comprobó de manera concluyente la causa infecciosa de la patología

La tuberculosis (TB) ha tenido diversos significados a lo largo de los siglos: sus manifestaciones clínicas y transmisibilidad se conocen desde antes de Cristo.  Los médicos de la era hipocrática la denominaban tisis, aunque también a través de la historia ha sido conocida como consunción, escrófula, mal de Pott, tabes mesentérica, mal del rey, plaga o peste blanca.

La palabra “tuberculosis” fue empleada por primera vez en 1834 cuando el diagnóstico de la enfermedad seguía basándose sólo en sus síntomas y patología. Lesiones tuberculosas fueron encontradas en vértebras del hombre neolítico en Europa y en momias egipcias de 3.700 años antes de Cristo.

Cuando en 1882 el bacteriólogo alemán, Robert Koch (Premio Nobel de Medicina en 1905) descubrió el bacilo que lleva su nombre, comprobó de manera concluyente la causa infecciosa de la patología. El nombre científico de la bacteria que produce la enfermedad es Mycobacterium tuberculosis y los 24 de marzo de cada año se celebra el Día Mundial de la Tuberculosis.

La tuberculosis puede considerarse como la enfermedad que más daño ha causado a la especie humana, tanto en número de enfermos como de fallecidos; siendo el bacilo de Koch el mayor asesino de todos los tiempos. Se calcula que en los últimos doscientos años ha sido responsable de más de 1.000 millones de defunciones en el mundo.

En el siglo XXI, la tuberculosis continúa siendo un importante problema de salud en el mundo que afecta especialmente a grupos de población en situación de pobreza, por tanto, es más frecuente en países en vías de desarrollo y en las áreas geográficas con población desfavorecida económicamente de los países desarrollados, sobre todo en las grandes ciudades.

Su génesis y mecanismo de transmisión

La tuberculosis es una enfermedad infectocontagiosa, prevenible y curable, usualmente crónica, y aunque puede afectar cualquier órgano, la localización pulmonar, es la que tiene mayor relevancia porque es la más frecuente.

El mecanismo de transmisión es por vía aérea a partir de una persona enferma que expulsa bacilos (denominada fuente de infección o bacilífero), al toser, estornudar, cantar, reírse o  hablar.

Estos bacilos salen del enfermo en pequeñas gotas y pueden ser inhaladas por un sujeto sano, pudiendo infectarse dependiendo del número de enfermos en la comunidad (fuentes de infección), el tiempo de exposición y la cercanía con el afectado.

Del total de infectados, el 95% no desarrolla la enfermedad tras el contacto inicial (limita o destruye el bacilo). Esta etapa se denomina primoinfección tuberculosa y se confirma por la aparición de una prueba tuberculina positiva. En el 5% de los infectados la respuesta inmune es insuficiente y la infección progresa tempranamente a enfermedad (antes de los dos años) denominándose tuberculosis primaria progresiva.

Dentro del 95% que limitó inicialmente la infección un porcentaje no definible, conservan bacilos vivos en focos primarios de entrada. Años más tarde cerca del 5% de los bacilos tuberculosos latentes se reactivan progresando a enfermedad. Esto sucede especialmente en los pulmones denominándose tuberculosis pulmonar o en los ganglios, cerebro, riñón, hígado, etc., denominándose tuberculosis extrapulmonar y adquieren el nombre dependiendo del órgano afectado, siendo las más frecuentes la tuberculosis pleural y la ganglionar.

Otras presentaciones serían la tuberculosis ósea, miliar, hepática, pericárdica, peritoneal, meníngea, genito-urinaria, etc.

En un próximo editorial precisaremos cómo se manifiestan los síntomas, los criterios diagnósticos y planes de tratamiento de esta enfermedad considerada un problema de salud pública.

Acerca de Dr. José Ramón García

Médico cirujano egresado de la Universidad Central de Venezuela UCV (1972). Postgrado en Neumonología Clínica en la Universidad Central de Venezuela (1977). Curso Medio de Salud Pública, mención Clínicas Sanitarias. Escuela de Salud Pública UCV (1974). Actualmente es jefe del departamento de medicina y jefe de la cátedra del servicio de Neumonoogía y Cirugía del Tórax de la escuela de medicina Luis Razetti. Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela. Conferencista en más de 100 congresos, talleres y jornadas. Fue vicepresidente y es miembro activo de la Sociedad Venezolana de Neumonología y Cirugía Torácica.
Venezuela Colombia USA
...