Home | Reportajes y entrevistas | Reportajes | Pesadillas: ¿qué las motiva?

Pesadillas: ¿qué las motiva?

Depresión, insomnio y fatiga: principales factores de riesgo para desarrollar con frecuencia este trastorno del sueño

pesadilla 620x340La depresión, el insomnio y el agotamiento pueden ser factores de riesgo importantes asociados a las pesadillas frecuentes, así lo sugiere un estudio, que muestra una clara conexión entre el bienestar y las pesadillas.

El estudio incluyó a 13.922 adultos finlandeses (6.515 hombres y 7.407 mujeres) de 25 a 74 años, que fueron encuestados entre 2007 y 2012.

Alrededor del 45% de los participantes afirmaba haber tenido pesadillas ocasionales en los últimos 30 días, mientras que poco más del 50% dijo no haberlas sufrido. Casi el 4% había tenido pesadillas frecuentes en los últimos 30 días, un 5% de las mujeres y un 3% de los hombres.

Los investigadores comunicaron que alrededor del 28% de las personas con depresión grave indicaron tener pesadillas frecuentes, así como el 17% de quienes padecían insomnio comúnmente.

Tras un análisis más profundo, los autores concluyeron que el insomnio, la fatiga y la depresión relacionada con la actitud negativa hacia uno mismo fueron los factores de riesgo independientes más fuertes para las pesadillas.

PESADILLAS

Siendo consideradas parte normal de la infancia y que aun así pueden continuar hasta la edad adulta;  las pesadillas son un trastorno del sueño que generalmente se presentan por la carga de ansiedad, miedo y hechos aparentemente rutinarios –estrés en el hogar y el trabajo, iniciar clases en una nueva escuela, pérdida de un ser querido -.

Quienes la sufren tienen recuerdos precisos de su contenido; es una experiencia no grata e intensa que contiene temas que implican una amenaza para la supervivencia, la seguridad y la autoestima”.

Las pesadillas también pueden presentarse por:

  • Trastornos de la respiración durante el sueño (apnea del sueño)
  • Trastorno por estrés postraumático (TEPT), que puede ocurrir después de haber visto o experimentado un acontecimiento traumático que implicó una amenaza de muerte o lesión
  • Trastornos de ansiedad o depresión más graves
  • Trastorno del sueño (por ejemplo, narcolepsia o  trastorno de terror nocturno)

Otros factores que la desencadenan:

  • Un nuevo fármaco recetado por el médico
  • Tomar demasiado alcohol
  • Comer justo antes de ir a la cama
  • Drogas ilícitas
  • Enfermedad con fiebre
  • Antidepresivos

TOME EN CUENTA

Vivir con demasiado estrés es perjudicial para la salud, si se encuentra bajo presión solicite apoyo familiar o profesional.

Mantenga un estilo de vida sano y saludable, siga una rutina de acondicionamiento físico. De esta manera usted descubrirá que puede llegar a conciliar el sueño de forma más rápida, lograr un descanso mucho más profundo y despertar renovado.

Ensaye con técnicas de relajación, como fantasías guiadas; escuche música, practique yoga o meditación. Con algo de práctica, estas técnicas pueden ayudarle a reducir el estrés. Escuche al cuerpo cuando le diga que disminuya la velocidad o que tome un descanso.

BITÁCORA MÉDICA – Con información de www.neurologia.com y MedlinePlus

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Venezuela Colombia USA
...