Home | Áreas de salud | Promover la salud será más económico que tratar la enfermedad

Promover la salud será más económico que tratar la enfermedad

A Valentín Fuster (Barcelona, 1943) se le suele citar como cardiólogo, aunque la definición que más se le ajusta es la del científico que trabaja con pacientes. Su reto es perseguir la salud global, más allá del corazón. Lo hace desde el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) en Madrid y desde el Hospital Mount Sinaí de Nueva York.

“La vida se está prolongando y, aunque podremos avanzar en nuevos tratamientos, económicamente no vamos a poder soportarlo. Debemos hacer un cambio radical. Durante muchos años hemos trabajado en la ciencia de la enfermedad y ahora debemos trabajar en la ciencia de la salud, con los mismos dispositivos científicos y técnicos. Promover la salud va a ser mucho más económico que tratar la enfermedad” explicó.¿Cómo se puede dar ese giro?

Desde el CNIC ya hemos empezado. Creemos que la prevención de la salud se debe atacar en tres etapas de edad: en la infancia, desde los 25 años a los 50 y desde los 50 a los 100. En la última etapa hay que prevenir problemas neurodegenerativos. Los mismos factores de riesgo para el corazón lo son para el cerebro. La hipertensión, el colesterol, la diabetes y el tabaquismo, todos actúan sobre los vasos cerebrales y contribuyen a la enfermedad neurodegenerativa.

De los 25 a los 50 años, debemos identificar a los jóvenes que están desarrollando problemas cardiovasculares y aún no tienen síntomas. Eso ya se puede saber haciendo pruebas de imagen que no son costosas. También sabemos que a los adultos les cuesta mucho cambiar, pero una forma de conseguirlo es trabajar en comunidad, como hacen los programas de alcohólicos anónimos.

Por eso nuestra esperanza son los niños. Si se les instruye sobre cómo alimentarse, hacer ejercicio y no fumar al cumplir 20 años su salud será una prioridad.

Las recetas para vivir más y mejor ya las conocemos. ¿Por qué nos cuesta tanto aplicarlas?

Hablar es muy fácil, lo difícil es actuar. Hay gente que dice que se cuida porque corre todos los días. Eso no basta. ¿Sabe qué tensión arterial tienen? ¿Cómo está su colesterol? ¿Cuál es su peso? No sirve dar recetas baratas para cuidarse, como tomar chocolate negro, nueces o ajo. Lo que sirve es conocer nuestros factores de riesgo. Nuestra predisposición genética importa, pero hasta la genética la podemos modificar con buenos hábitos.

¿Penalizaría en el seguro médico a fumadores o a personas con obesidad que desoigan los consejos para adelgazar como ya ha propuesto Reino Unido?

Me cuesta aceptarlo. Mi opinión es que debemos ayudarles en lugar de criticarles. Hay casos en los que el estrés y otras causas explicarían su situación. Un sistema sanitario que les excluya no tendría sentido humano.

La grasa y la sal han sido los principales enemigos del corazón, pero ahora parece que el auténtico demonio es el azúcar. ¿Lo es realmente?

El azúcar es un demonio para la obesidad. Pero los demás siguen siendo enemigos. Es tan importante dejar de fumar como no tomar productos manufacturados, grasos y azucarados porque conducen a la obesidad e indirectamente a la diabetes.

¿Qué noticia le gustaría que fuera protagonista este año que acaba de comenzar?

Que fuéramos conscientes de la importancia de la investigación y la educación, dos conceptos sagrados. Es el futuro de un país. He pedido para este año un ministerio dedicado a la investigación y el desarrollo.

Valentín Fuster, Director del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares.

Fuente:ABC.es

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.
Venezuela Colombia USA
...