Home | Bitácora del día | Existen razones contundentes para vacunar

Existen razones contundentes para vacunar

El mecanismo inmunológico de la vacunación es considerada como la segunda medida más importante de salud pública, después de la cloración de las aguas para el consumo humano

vacinaPor: Carlos D´Suze, epidemiólogo

El pequeño mostró síntomas de la infección de viruela vacuna. Cuarenta y ocho días más tarde, después de que Phipps se recuperó completamente de tal enfermedad, el doctor Edward Jenner (médico inglés inventor de la vacuna contra la viruela en 1771) le inyectó al niño infección de viruela humana, pero esta vez no mostró ningún síntoma o signo de enfermedad.

De ahí proviene el nombre del mecanismo inmunológico de la vacunación, de la palabra latina vaccinus-a-um, que significa vacuno.

Han pasado más de dos siglos desde este inicio de la vacunación, pero sus frutos se resumen en que en 1977 se reportó el último caso de esta infección en Somalia y la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la viruela como enfermedad erradicada en 1979.En Venezuela, por ejemplo, no se han registrado casos desde 1956.

Actualmente se considera a la vacunación como la segunda medida más importante de salud pública, después de la cloración de las aguas para el consumo, dándose como un hecho que las vacunas han beneficiado clara y contundentemente a la salud infantil.

Existen razones contundentes para vacunar:

  • Las infecciones no siempre son benignas, se pueden complicar. Cuando se adquiere una infección, la enfermedad, aún con el tratamiento adecuado, puede complicarse.
  • Vacunar evita la enfermedad natural y sus complicaciones.
  • Se ahorran recursos, pues está demostrado que prevenir es mejor que curar.
  • Las vacunas evitan epidemias y son la mejor herramienta para prevenirlas: impiden los contagios y la transmisión de persona a persona. Por ejemplo, antes de las campañas masivas contra la poliomielitis, era frecuente ver en los hospitales pediátricos de todo el mundo largas filas de niños que acudían a consulta presentando secuelas.
  • Las vacunas disminuyen la posibilidad de contagio para los no vacunados. Esto se explica, porque al aplicarse el mecanismo inmunológico de vacunación a la mayoría de un grupo de niños, el mismo tiene un efecto protector en los no vacunados. Este fenómeno es es el llamado “efecto de rebaño”, ya que los infantes no vacunados disminuyen sus posibilidades de contagio por estar rodeados de niños que sí están protegidos.

———————————————

Contenido Sugerido

La memoria inmunológica

¿Por qué vacunar a los adultos?

 

Acerca de Carlos D'Suze, epidemiólogo

Médico Cirujano. Especialista y Magíster Scientiarum en Epidemiología. Especialista en Pediatría y Puericultura. Profesor Cátedra de Epidemiología y Centro de Investigación en Salud Pública Dr. Jacinto Convit, Escuela de Salud Pública, Facultad de Medicina, Universidad Central de Venezuela.
Venezuela Colombia USA
...