Home | Bitácora del día | Las pruebas diagnósticas del VIH

Las pruebas diagnósticas del VIH

Dentro de las pruebas disponibles para el diagnóstico del VIH se encuentra la ELISA, un test que detecta anticuerpos contra el virus en sangre periférica. ¿Cuáles son los métodos de confirmación de los falsos negativos? ¿En qué consiste la prueba oral para detectar el virus causante del Sida?

visa

Por: Ana Carvajal, infectóloga

Se aconseja realizar la prueba del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) a toda persona que acuda a una consulta médica. El diagnóstico por esta enfermedad es fundamental para el cuidado y manejo de los infectados.

Dentro de las pruebas disponibles para el diagnóstico de VIH se encuentra la prueba de Inmuno ensayo enzimático o Enzyme-Linked Immuno Sorbent Assay (ELISA, por sus siglas en inglés), cuyo test detecta anticuerpos contra el virus en sangre periférica. ELISA  es la prueba preferida para el tamizaje de VIH.

ELISA y el período de ventana

El método de ELISA de primera generación para el diagnóstico de VIH fue introducido en 1985. Aunque gozaba de una sensibilidad y especificidad mayor de 99%, tenía un inconveniente: una ventana inmunológica alrededor de tres meses. Sin embargo, hoy en día las pruebas de ELISA de generación más avanzada permiten acortar el periodo de ventana.

Las pruebas de ELISA para el diagnóstico de VIH de cuarta generación detectan simultáneamente el antígeno p24 y anticuerpos contra el VIH, reduciéndose el período ventana en aproximadamente dos semanas desde el inicio de la infección.

Por otra parte, las pruebas rápidas para el diagnóstico de VIH tienen un resultado comparable a la prueba de ELISA y en general no requieren gran experticia de laboratorio y pueden ser realizadas en pocos pasos y en menos de 20 minutos.

Estas pruebas rápidas son el método preferido en casos de mujeres embarazadas que llegan en trabajo de parto y no se han realizado las pruebas de VIH durante el desarrollo del embarazo. También son de utilidad en accidentes laborales de tipo exposición con sangre y/o fluidos corporales. En general, tienen una sensibilidad y especificidad que varía entre un 95 % a 99%.

A pesar de las ventajas descritas, estas pruebas rápidas necesitan extracción de sangre, personal técnico para su realización y no son fáciles de usar en gran escala a nivel comunitario.

Pruebas de confirmación

El diagnóstico de VIH mediante el método de ELISA y las pruebas rápidas de aglutinación necesita ser confirmado por la posibilidad de falsos positivos y falsos negativos.

Dentro de las pruebas confirmatorias está el Wester blot, la cual detecta anticuerpos específicos contra la envoltura del virus. Un resultado positivo exige la presencia de al menos dos bandas contra la envoltura del VIH (la gp 120 y la gp 41). Otras pruebas confirmatorias son la Inmunofluorescencia Indirecta y la Radioinmunoprecipitación (RIPA).

Test oral: sólo una muestra saliva

Recientemente fue aprobado en Estados Unidos el test ORA-Quick de laboratorios Abbot: para su aplicación solo se necesita un kit y una muestra de saliva. Es una prueba diagnóstica no invasiva que no requiere de personal técnico ni de extracción de sangre y se puede realizar en casa.

Si el  resultado es positivo, la persona debe acudir a una consulta médica para la aplicación de las pruebas confirmatorias y recibir la orientación correspondiente.

Las pruebas de tamizaje en el diagnóstico de VIH (ELISA) deben ser indicadas en:

  • Toda persona que desee realizarse la prueba
  • Embarazadas (primer  y tercer trimestre)
  • Donantes de: sangre y derivados, órganos y tejidos
  • Pacientes con diagnóstico de  tuberculosis
  • Pacientes  con infecciones de transmisión sexual (sífilis, gonorrea, hepatitis B, herpes genital)
  • Mujeres que han sufrido violencia  de género
  • En trabajadores de salud posterior a una exposición ocupacional a fluidos corporales biológicos (sangre, semen, secreción vaginal, líquido amniótico, líquido cefalorraquídeo, líquido pleural y otros fluidos corporales contaminados con sangre)
  • En exposición no ocupacional (abuso sexual agudo)
  • Personas vulnerables al VIH (hombres que tienen sexo con hombres, bisexuales, trabajadores sexuales, transgéneros, usadores de drogas ilícitas por vía endovenosa)
  • Pacientes con  infecciones oportunistas y /o neoplasia definitorias de SIDA
  • Pacientes con fiebre de origen desconocido, diarrea y/o  pérdida de peso inexplicable
  • Parejas serodiscordantes  al VIH

Acerca de Ana Carvajal, infectóloga

Egresada de Médico Cirujano de la Universidad de Oriente (UDO). Especialista en Infectología del Hospital Universitario de Caracas (HUC). Especialista en Gerencia de Servicios de salud – Universidad Católica Andrés Bello. Profesora del post grado de Infectología de la UCV en el HUC. Especialista en Infectología del Servicio de Enfermedades Infecciosas del HUC. Ex Representante de la Sociedad de Microbiología en la Red de Sociedades Científicas Médicas de Venezuela (RSCMV). Ex-Secretaria de educación médica continua de la RSCMV. Coordinadora del grupo de trabajo de SIDA de la Sociedad Venezolana de Infectología. Coordinadora del curso de ampliación Universitario de la UCV : Infecciones en las embarazadas.

Venezuela Colombia USA
...