Home | Áreas de salud | Identifican biomarcador que diagnostica la inflamación del cerebro y la médula espinal

Identifican biomarcador que diagnostica la inflamación del cerebro y la médula espinal

La Dra. Vanda Lennon (doctora en medicina e investigación) y sus colegas identificaron un nuevo biomarcador tanto en el líquido cefalorraquídeo como en el suero sanguíneo de los pacientes con un trastorno neurológico llamado meningoencefalomielitis autoinmune. El biomarcador consiste en un anticuerpo, o sea en moléculas que el sistema inmunitario utiliza para combatir infecciones o cáncer.

Cuando un anticuerpo apunta contra tejido sano debido a una equivocación del sistema inmunitario, según ocurre en este trastorno, entonces se lo llama auto anticuerpo. En la meningoencefalomielitis autoinmune, el auto anticuerpo apunta contra una proteína llamada proteína gliofibrilar ácida glial, presente en las células conocidas como astrocitos que están en el cerebro y la médula espinal.

“El síntoma sobresaliente acerca del que estos pacientes informan es de dolor de cabeza que viene acompañado por hallazgos neurológicos de variable gravedad. Las células inflamatorias presentes en el líquido cefalorraquídeo y en las imágenes por resonancia magnética hacen sospechar una infección en el cerebro, otra enfermedad inflamatoria del cerebro o un cáncer que se disemina al revestimiento cerebral”, explica la Dra. Lennon.

La reversión de la enfermedad se logra con terapia dirigida contra el sistema inmunitario, tal como prednisona, a diferencia de una infección que requiere de antibióticos o del cáncer que exige un tratamiento agresivo, anota la Dra. Lennon. La obtención de un resultado positivo en la prueba del auto anticuerpo de la proteína gliofibrilar ácida debe aportar antes el diagnóstico correcto y acelerar el tratamiento más adecuado.

El biomarcador del anticuerpo de la proteína gliofibrilar ácida fue identificado en el Laboratorio de Neuroinmunología de Mayo Clinic, con un examen desarrollado en la década de los años 60. El proceso implica aplicar el suero o el líquido cefalorraquídeo del paciente en secciones finas de tejidos ratoniles; si el auto anticuerpo está presente, se adherirá al tejido objetivo. Después de lavar el suero o el líquido cefalorraquídeo, se aplica al tejido un rastreador en forma de otro anticuerpo para detectar cualquier otro anticuerpo humano que todavía esté adherido al tejido.

El rastreador con el anticuerpo está etiquetado con un tinte fluorescente y al visualizarlo bajo el microscopio, muestra la ubicación del auto anticuerpo humano adherido y revela las células contra las que apunta el sistema inmunitario. En este caso, el patrón de fijación al tejido cerebral del ratón se parece al patrón de anomalías observado en las imágenes de la resonancia magnética del cerebro y la médula espinal del paciente.

Con el descubrimiento de este biomarcador, la Dra. Lennon y su equipo esperan que el diagnóstico y el tratamiento de los pacientes mejoren de otra forma importante. “Hasta este punto, ya hemos identificado alrededor de 103 pacientes y resulta que aproximadamente un tercio de ellos tiene un cáncer insospechado en algún sitio distante del cuerpo”, dice la Dra. Lennon.

Los siguientes pasos serán para verificar el rendimiento diagnóstico del auto anticuerpo de la proteína gliofibrilar ácida. El Laboratorio de Neuroinmunología de Mayo Clinic anticipa que al llegar a ese punto, este análisis podrá ofrecerse para fines diagnósticos.

 Fuente: Clínica Mayo

Acerca de Clinica Mayo

Venezuela Colombia USA
...