Home | Banners | Banner Bitacora del día | El SIDA y su amenaza para los pulmones

El SIDA y su amenaza para los pulmones

SIDA

Desde la década de los años 80, la neumonía por pneumocystis (PCP, por sus siglas en inglés) ha infectado a miles de pacientes con VIH y SIDA. Durante casi tres décadas, el médico internista de Clínica Mayo, Dr. Andrew Limper, ha investigado esta misteriosa y generalmente mortal infección. A lo largo del camino, el médico ha desarrollado mejores tratamientos para los pacientes y salvado vidas, sin dejar nada por hacer en su afán por crear una vacuna que cure la infección.

Todo empieza con problemas respiratorios, fiebre y tos seca, que si se dejan sin examinar, permiten que se disemine la infección y derive en más cantidad de tejido pulmonar dañado y muerte. A mediados de la década de los años 80, los médicos de todo el país no se explicaban cómo era posible que una infección pulmonar de rápida manifestación provocase insuficiencia respiratoria y muerte en los pacientes con SIDA. La culpable era la neumonía por pneumocystis, considerada rara hasta ese momento.

El SIDA desató señales de alarma y puso en marcha nuevas investigaciones. El organismo causante de la neumonía por pneumocystis había sido malinterpretado: se lo había considerado producto de un parásito durante mucho tiempo, pero en 1988 se lo identificó como un hongo. A fines de la década de los años 80, los Centros para Control y Prevención de Enfermedades reconocieron a la neumonía por pneumocystis como el momento decisivo en el que el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), subyacente en el SIDA, deviene en la enfermedad.

Exploración de las infecciones de neumonía por pneumocystis

El Dr. Limper y sus colegas han explorado las infecciones de la neumonía por pneumocystis, especialmente su desarrollo y los daños pulmonares que ocasionan, en busca de tratamientos farmacológicos nuevos y más seguros que neutralicen a los hongos sin hacer daño al huésped. La mayor parte de las investigaciones es en animales, pero se hacen estudios correlacionales en muestras de tejido pulmonar de seres humanos infectados con neumonía por pneumocystis. El médico dice que su equipo probablemente lleve a ensayos clínicos una vacuna experimental, en cuestión de 3 a 5 años.

La terapia farmacológica más comúnmente empleada es la combinación antibiótica de trimetoprima y sulfametoxazol porque ambos eliminan las bacterias causantes de varias infecciones. No obstante, a menudo estos fármacos se sustituyen por antibióticos menos eficaces debido a la alta tasa de reacciones alérgicas de los pacientes con SIDA al sulfametoxazol, basado en las sulfamidas. Los pacientes con neumonía por pneumocystis moderada a grave reciben un corticosteroide, conjuntamente con la combinación de trimetoprima y sulfametoxazol.

“La neumonía por pneumocystis en algún momento fue la principal causa de muerte entre las personas con VIH y/o SIDA, pero ahora la mayoría de casos puede prevenirse o tratarse”, explica el Dr. Limper, coinventor de un arreglo de rápida aplicación para el diagnóstico de la infección. “La clave para sobrevivir la neumonía por pneumocystis es recibir pronto el tratamiento. Es una infección sumamente grave que cobra la vida de 20 a 50 por ciento de quienes la contraen”.

Búsqueda de un tratamiento

El médico dice que probablemente más de 90% de los niños pequeños ha tenido exposición al hongo por jugar afuera y que éste les provocó tal vez un brote corto de tos y catarro, pero quedó latente, en espera de una oportunidad para surgir.

“Es una infección singular”, dice el Dr. Limper. “Es un organismo que ha aprendido a coexistir largo tiempo, porque infecta a gente con sistema inmunitario normal durante la infancia, sin matarla. A pesar de que esa probablemente sea una buena táctica de supervivencia para un parásito u hongo, en las últimas dos décadas esto se ha convertido en un problema debido a la gran cantidad de pacientes con inmunosupresión”.

Gracias a los esfuerzos del Dr. Limper, los científicos ahora saben mucho respecto al ciclo de vida del hongo, opina la Dra. Eva M. Carmona Porquera, colega del médico en el Departamento de Neumología y Cuidados Críticos de Clínica Mayo. “El laboratorio del Dr. Limper ha identificado y caracterizado muchos genes que regulan el ciclo de vida y la pared celular del organismo pneumocystis. Antes de esos estudios, no había mucha información sobre la biología del ciclo de vida del pneumocystis debido a la imposibilidad de hacer cultivo con el organismo”, añade la doctora.

“No es posible hacer cultivo con el pneumocystis proveniente de  pulmones humanos”, explica el Dr. Limper. “Esa es una de las razones por la que esta investigación ha sido lenta. No obstante, se observó que era factible hacer cultivo con el pneumocystis de ratas y ratones; eso permitió hacer muchas pruebas en animales con mucha más rapidez que en los humanos, aunque no hayan sido en placas de Petri”.

La investigación del laboratorio del Dr. Limper se ha enfocado en 2 interrogantes fundamentales: ¿Por qué y cómo mueren las personas con neumonía por pneumocystis, y qué se puede hacer para evitar la muerte? El médico subraya que la respuesta a la segunda pregunta debe empezar por un pronto diagnóstico.

“Es preciso administrar un fármaco antimicótico para intentar librarse del hongo, pero si la intención es impedir que el paciente requiera un respirador y evitarle la muerte, entonces también hay que suprimir la inflamación”, dice el Dr. Limper. “Eso significa que los pacientes con inmunosupresión necesitan recibir también medicamentos como prednisona u otro corticosteroide, porque eso realmente reduce la inflamación que deriva en lesiones pulmonares y muerte”.

“Lo que se ha descubierto es que un paciente con inmunosupresión carece del nivel normal de glóbulos blancos necesario para realmente eliminar al hongo, y en su lugar, es el sistema inmunitario innato el que entra en acción”, añade. “Eso desencadena mucha inflamación de forma inespecífica en el intento por librarse del hongo, pero la inflamación realmente destruye la función pulmonar”.

Fuente: Clínica Mayo

Acerca de Clinica Mayo

Venezuela Colombia USA
...