Home | Reportajes y entrevistas | Entrevistas | “El cerebro no funciona como una computadora”

[Entrevista] Stanislas Dehaene, especialista en Neurociencia Cognitiva

“El cerebro no funciona como una computadora”

-Este neurocientífico francés explica que, al nacer, tenemos ya todos los circuitos cerebrales funcionando. "El bebé humano posee desde los primeros instantes talentos superlativos", dice. -En esta entrevista, expone las ideas centrales de su libro "El cerebro lector", hoy un texto de referencia mundial

cererbro computadora620x340¿Por qué el Homo sapiens es la única especie que desarrolló y es capaz de transmitir una cultura compleja?

Resolver este misterio cautivante condujo a uno de los más destacados neurocientíficos del momento, Stanislas Dehaene, a realizar extensos estudios sobre la capacidad de leer y, luego, a reunir en un volumen que acaba de publicarse en español (El cerebro lector, Siglo XXI) todo lo que hoy se sabe sobre las habilidades cerebrales que nos permiten transformar un conjunto de signos escritos en ideas.

El resultado es una detallada “biografía” de ese talento que ejercitamos casi sin darnos cuenta, pero que comprende un complicado conjunto de mecanismos “exquisitamente dispuestos para el reconocimiento de las palabras escritas”.

Contra lo que podría pensarse, estos grupos de neuronas están “sistemáticamente alojados en regiones cerebrales idénticas”, sean sus poseedores hablantes del chino, el hebreo, el francés, el inglés o el español.

¿Quién es Stanislas Dehaene?

Nacido en la ciudad industrial de Roubaix (Francia) en 1965, Dehaene es hijo de un pediatra francés que fue pionero en el estudio del síndrome de alcoholismo fetal. Apasionado durante la adolescencia por la matemática y excelente alumno, fue admitido en la escuela de las élites francesas, la École Normale Supérieure de París.

Allí Dehaene se orientó hacia el estudio de la inteligencia artificial hasta que, a los 18 años, leyó el libro de Jean-Pierre Changeux, El hombre neuronal. Tras su encuentro con el científico cognitivo Jacques Mehler mientras realizaba su doctorado, Dehaene encararía el estudio de las más cardinales competencias humanas: la génesis del número en el cerebro, la lectura y la conciencia.

Recientemente laureado con el Brain Prize, el más importante para la investigación en neurociencias, dotado de un millón de euros, Dehaene desmonta las bases cerebrales de la lectura como un maestro relojero que combina en un enfoque neurocultural las técnicas de imágenes cerebrales, la historia, la biología y la antropología.

La obra, que le llevó cuatro años de trabajo, es un compendio exquisitamente ameno y ofrece una síntesis de este problema en el que confluyen las neurociencias cognitivas, la psicología y las ciencias de la educación.

-Doctor Dehaene, en su libro usted afirma que la capacidad de leer no surgió por la evolución genética, sino porque el cerebro humano se recicló para la lectura. ¿Cómo piensa que ocurrió?

-El ser humano tuvo una evolución muy larga. Tenemos circuitos que nos permiten reconocer las formas del mundo exterior de una manera muy eficaz. Por ejemplo, yo puedo reconocer su cara en un cuarto de segundo. Hay circuitos cerebrales muy antiguos, que eran las áreas del lenguaje, que nos permiten asociar nombres con objetos y con caras. Inventamos la lectura como una nueva forma de ingresar en esas áreas con símbolos mínimos que codifican el conjunto del lenguaje.

-¿Ocurrió por azar?

-No, creo que hubo una necesidad de codificar información. Hace más de 5000 años los agricultores sumerios se dieron cuenta de que necesitaban guardar trazos concretos, particularmente de sus cuentas. Parece ser que los números eran muy importantes, la gente necesitaba conservar registros de sus transacciones comerciales.

El argumento que desarrollo en este libro es que este sistema evolucionó con las restricciones que le impuso el cerebro. Es decir, no fue nuestra corteza la que evolucionó para la escritura, sino que fue la escritura la que se desarrolló para poder adaptarse a nuestro cerebro.

-Esa área cerebral reciclada sin la cual la lectura es imposible es lo que usted llama letterbox o “caja de letras”. ¿Qué dimensiones tiene?

-Es una región pequeña, de algunos milímetros cuadrados del córtex. Lo curioso es que si usted aprende a leer en inglés, necesita aparentemente un poco más de córtex que si usted aprende a leer en italiano. ¿Por qué? Porque el sistema inglés es muy irregular, mientras que el italiano, si aprende las letras, es transparente.

-Usted coincide con otros investigadores en que, al nacer, el cerebro del bebé no es una pizarra en blanco. ¿Cómo incide esto en la lectura?

-Para mí, éste es uno de los hallazgos más importantes de la investigación de los últimos 15 años. El bebé humano posee desde los primeros instantes talentos superlativos. Tenemos ahora imágenes extraordinarias que muestran que prácticamente todos los circuitos cerebrales ya están funcionando al nacer. Por ejemplo, cuando el pequeño va a la guardería, a los dos meses, ya tiene activo el mismo circuito del lenguaje que está activo en el adulto.

Es un error pensar que antes de llegar a la escuela el cerebro no está organizado y que la educación consiste en verterle conocimientos. No ocurre nada de eso. Los maestros deben tener en cuenta las condiciones del niño y reorientar ciertos circuitos.

Un ejemplo muy claro es el reconocimiento de las letras “en espejo”. Nosotros mostramos que, por la organización de su cerebro, el chico ve las letras simétricas (como la “p” y la “q”), como si fueran la misma. ¿Por qué? Porque en nuestra evolución desarrollamos un sistema que nos permite reconocer que una persona, vista de derecha o de izquierda, sigue siendo la misma. Ese artilugio de reconocimiento de caras se recicló en sistema de lectura. El problema es que esta capacidad no tiene beneficios para la lectura y debemos “desaprenderla”.

____________________

Reproducción parcial de la entrevista “El cerebro no funciona como una computadora”, publicada en el diario La Nación de Argentina. Para lectura completa pulse aquí

___________________

Contenido sugerido:

Las actividades mentales que suponen un desafío frenan el envejecimiento del cerebro

¿Cómo el cerebro afronta el envejecimiento?

Neuromitos: creencias difundidas pero falsas

Científico argentino recibe premio en neurociencias

______________


Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.
Venezuela Colombia USA
...