Home | Especialidades médicas | El cáncer de mama no es motivo para que las madres pierdan su bebé

El cáncer de mama no es motivo para que las madres pierdan su bebé

La decisión de abortar cuando se diagnostica un cáncer de mama durante el embarazo no mejora el pronóstico de las pacientes. Esa es una de las conclusiones a las que ha llegado la Dra. Cristina Saura, (investigadora principal del Grupo de Cáncer de Mama y Melanoma del Vall d’Hebron Instituto de Oncología) quien ha publicado recientemente una tesis doctoral en la que expone los resultados de su estudio sobre el tratamiento de la enfermedad en mujeres embarazadas.

El trabajo recoge los casos de más de 50 pacientes, a quienes se había diagnosticado cáncer de mama durante el embarazo y que han sido tratadas a lo largo de varios años en el Hospital Universitario Vall d’Hebron. Tras examinar todas las historias clínicas, Saura ha llegado a la conclusión de que estas pacientes no necesitan interrumpir su embarazo para hacer frente al tratamiento de la enfermedad, pues esto, no aumenta las posibilidades de éxito.

En el estudio se llega a la conclusión de que el tratamiento de estos casos debe ser lo más parecido posible al de una paciente no embarazada: “cirugía, cuando fuese precisa, en cualquier momento del embarazo; quimioterapia con antraciclinas y/o taxanos, a partir del segundo trimestre”.

Aunque resulte sorprendente, “la quimioterapia —indica el trabajo— no produce ninguna alteración neuropsicológica posterior del neonato, ni tampoco cardiológica, por el hecho de exponer los fetos a la quimioterapia intrauterina”. “Lo que sí se debe desaconsejar es el uso de radioterapia o fármacos biológicos, y aquellos de los que no se tenga información en cuanto a posibles interacciones durante el embarazo”, señala el estudio.

El cáncer de mama es el de mayor recurrencia entre las mujeres y la principal causa de fallecimiento, con una media de mil muertes anuales. Es el tipo de tumor más diagnosticado en la franja de edad comprendida entre los 25 y los 69 años.

El retraso cada vez mayor en la edad del primer embarazo en los países desarrollados y el incremento del cáncer entre las mujeres con edades comprendidas entre los 30 y los 45 años ha provocado un aumento progresivo de los cánceres de mama que se diagnostican durante el embarazo.

Las cifras hablan de que, en la franja de edad comprendida entre los 25 y los 29 años, 1 de cada 5 casos de cánceres de este tipo diagnosticados, se dan asociados a un embarazo, ya sea durante el mismo, o en el año posterior a este.

FuenteElImparcial.es

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.
Venezuela Colombia USA
...