Home | Áreas de salud | Descubren vínculo entre donante e infección bacteriana en receptores de trasplante

Descubren vínculo entre donante e infección bacteriana en receptores de trasplante

Anteriormente, no se había definido cómo los receptores de un trasplante de corazón y pulmón adquirían una especie determinada de bacteria, el Mycoplasma hominis, y la misma era difícil de analizar. Al principio, se pensaba que la bacteria residía exclusivamente en la zona de los órganos reproductores y urinarios, o sea en el tracto genitourinario, donde además era un posible patógeno.

“Este hallazgo puede afectar el método de evaluación de los donantes de órganos. Si se puede identificar y afrontar la posible transmisión de estas nocivas bacterias, el receptor enfrentará menos riesgo de infección y de las graves complicaciones que eso conlleva. El presente estudio muestra que es importante vigilar al donante y al receptor para reconocer al Mycoplasma hominis y a la infección que puede ocasionar”, comenta el Dr. Mark Wylam, que dirigió al equipo de investigadores en el estudio.

La infección causada por el Mycoplasma hominis en el receptor del trasplante cardíaco y pulmonar puede presentarse con pleuritis (inflamación de la membrana de la cavidad pulmonar y de los pulmones), infección en el sitio quirúrgico y mediastinitis (inflamación del tejido en el centro del tórax).

El Mycoplasma hominis muestra resistencia a la mayoría de los antibióticos y las 3 recomendaciones de tratamiento antibiótico para estas infecciones no son ni la norma en quienes han recibido un trasplante ni el régimen terapéutico normal para las infecciones en el sitio quirúrgico.

El estudio, publicado recién en EBioMedicine, investigó los trasplantes cardíacos y pulmonares realizados entre 1998 y julio de 2015. Se descubrió 7 casos no informados anteriormente de infección por Mycoplasma hominis. En cada uno de esos casos, los cultivos de esputo previos al trasplante fueron negativos a Mycoplasma hominis.

Por otro lado, una revisión de la literatura médica desde el año de 1950 descubrió 15 casos de infección por Mycoplasma hominis en los receptores de trasplante de pulmón corazón y pulmón; sin embargo, continuaba siendo incierta la forma en la que el microbio se diseminaba. Dado que la residencia habitual de la bacteria es el tracto genitourinario, algunos especulaban que la infección nacía de la colocación de la sonda urinaria durante la cirugía para el trasplante.

Los investigadores observaron 2 casos particulares de infección por Mycoplasma hominis, en los que cada uno recibió un solo pulmón del mismo donante, y ninguno de los demás pacientes del hospital presentó la infección por la bacteria. Las muestras de Mycoplasma hominis obtenidas de ambos individuos afectados eran genéticamente indistinguibles, lo que sugería que las infecciones provenían de la misma fuente. Este hallazgo, sumado a otras dos observaciones, sustentó la probabilidad de que el donante del trasplante pudo haber transmitido el Mycoplasma hominis al receptor.

Los métodos de análisis comunes no bastan para identificar la bacteria, pero la detección de la reacción en cadena de la polimerasa, desarrollada por la Dra. Robin Patel que dirige el Laboratorio para Investigación de Enfermedades Infecciosas de Mayo Clinic, ofrece un análisis específico y con tiempo de caducidad para la bacteria. Gracias a ese método, los investigadores se concentraron en cierta parte del ADN y luego crearon múltiples copias para amplificar el segmento.

La detección de la reacción en cadena de la polimerasa reduce el tiempo de detección del Mycoplasma hominis a pocas horas, comparado frente a los dos o cinco días necesarios para llevar a cabo el cultivo.

“La verdadera tasa de infección por Mycoplasma hominis puede, en realidad, ser mayor de lo que se ha informado. Los métodos para detectar mejor, como los análisis de la reacción en cadena de la polimerasa, brindan mayor perspectiva respecto a cuán común es esta bacteria en las vías respiratorias, lo cual es particularmente importante en los receptores de trasplantes de corazón o pulmón. Es necesario investigar más para saber acerca de estas bacterias cuando se encuentran lejos de su hábitat natural en el tracto genitourinario y, especialmente, cuando se transmiten a los receptores de trasplantes cardiotorácicos”, concluye el Dr. Wylam.

FuenteMayo Clinic

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Venezuela Colombia USA
...