Home | Bitácora del día | ¿Cuáles son los aportes más significativos de los médicos?

Del libro "Paradojas médicas"

¿Cuáles son los aportes más significativos de los médicos?

Para contestar esta pregunta necesitamos referirnos a una evaluación, un tanto subjetiva, intentada por el astrofísico y escritor estadounidense Michael H. Hart (1932- ) en 1976, en la cual incluye los siguientes médicos | Por: Francisco Kerdel-Vegas, médico dermatólogo y fundador de Bitácora Médica

Sin título-9¿Cuáles son las contribuciones más significativas hechas por los médicos en beneficio de la humanidad?

Para contestar esta pregunta necesitamos referirnos a una evaluación un tanto subjetiva, de la influencia a través de la historia, de las acciones significativas (no siempre positivas), los trabajos, descubrimientos e innovaciones de los hombres que las llevaron a cabo, intentada por el astrofísico y escritor estadounidense Michael H. Hart (1932- ) en 1976, en la cual incluye, en un orden jerárquico, según su relativa importancia, del 1 al 100, los siguientes médicos:

Sigmund Freud (1856-1939; posición 32 en la primera edición del libro, y degradado luego a la posición 69 en la segunda edición de año 1992), Alexander Fleming (1881-1955; posición 45), John Locke (1632-1704; posición 48), William Harvey (1578-1657; posición 55), Joseph Lister (1827-1912; posición 60), y Edward Jenner (1749- 1823: posición 72).

Es decir, tan solo un 6 % del total son médicos, y para ser más precisos, tal vez tan solo un 5%, si excluimos a Locke, que aunque ejerció la medicina a lo largo de su vida, ganó la inmortalidad de este listado con sus contribuciones a la filosofía.

Para ser equitativos, las contribuciones a las ciencias médicas de científicos no-médicos fueron tan o más importantes que las de los médicos, y entre ellas no podemos dejar de señalar las de Louis Pasteur (1822-1895; posición 12 entre los 100), Charles Darwin (1809-1882; posición 17), Wilhelm Conrad Röntgen (1845- 1923; posición 73), y Gregory Pincus (1903-1967; posición 81).

Como quiera que analicemos este listado encontramos que las contribuciones de estos grandes hombres han dado su forma y contenido al mundo en que vivimos de un modo sustancial. De los seis médicos, cinco fueron británicos y uno austríaco. De los científicos no-médicos uno fue francés, uno inglés, uno alemán y otro estadounidense.

Para ser equitativos, las contribuciones a las ciencias médicas de científicos no-médicos fueron tan o más importantes que las de los médicos”

Como siempre sucede, esta elección primero, seguida de una aún más difícil jerarquización, es un ejercicio intelectual de gran interés e importancia, pero altamente subjetiva. Como dice el proverbio popular, “no son todos los que están, ni están todos los que son”, y sin duda uno de los grandes ausentes es Hipócrates.

Así lo reconoció el autor en una segunda edición de su libro, aparecida en 1992, esta vez publicado por una editorial de prestigio con capacidad de difusión y mercadeo universal (Simon & Schuster de Nueva York), cuando en un simple listado de las siguientes cien personas (hasta llegar a 200) y en orden alfabético (sin las micro- biografías que sólo se narran acerca de los primeros cien personajes) incluye a otros tres médicos: Galeno (130-210), Hipócrates (460 a.C.- 370 a.C.) e Ivan Pavlov (1849-1936).

Existen grandes benefactores al bienestar y goce de la salud de los seres humanos, que permanecen desconocidos, algunos de ellos completamente anónimos y bien poco recordados.

He aquí un ejemplo, ¿quién recuerda al inventor de las gafas o anteojos? Sabemos, como lo destaca el profesor David Landes (1924-2013) en su libro, “La Riqueza y la Pobreza de las Naciones” que esa invención tuvo lugar en la ciudad italiana de Pisa, alrededor del año 1306, y el gran descubrimiento de este inventor (posiblemente un simple artesano, cuyo nombre exacto desconocemos) consistió en fijar lentes de vidrio pulido (cuyas propiedades correctivas a la visión eran conocidos con anterioridad … se dice que Nerón utilizaba un monóculo para leer, tallado en una esmeralda), a una armadura de metal apoyada en la nariz y las orejas.

Con ese simple invento este benefactor de la humanidad duplicó la vida útil de trabajo visual necesario, a millones de operarios, y le permitió seguir leyendo, a quienes lo hacían, por el resto de sus vidas.

————————

Texto extraído del libro: “Paradojas médicas: Contradicciones de la medicina actual”, escrito por Francisco Kerdel-Vegas, médico fundador de BITÁCORA MÉDICA. Para más información pulse aquí.

————————-

 

Acerca de Francisco Kerdel Vegas, dermatólogo

Médico dermatólogo. Embajador y académico recibió Premio Martín Vegas de la Sociedad Venezolana de Dermatología. Individuo de Número de la Academia de Ciencias Físicas y Matemáticas de Venezuela (Sillón XIII, 1971). Doctor en Ciencias Médicas de la UCV. Vicerrector Académico (fundador) de la Universidad Simón Bolívar. Fue elegido directamente Individuo de Número de la Academia Nacional de Medicina Sillón XXIV en 1967, incorporado por su trabajo “Autorradiografía en Dermatología”.

Venezuela Colombia USA
...