Home | Especialidades médicas | Alergología | ¿Conoces la intoxicación por Anisakis?

¿Conoces la intoxicación por Anisakis?

La anisakidosis es la enfermedad causada por las larvas de unos pequeños gusanos redondos de la familia Anisakidae. El miembro más característico de esta familia, y el que causa el mayor número de infecciones, es el Anisakis simplex.

Cuando se ingiere un pescado crudo o que no se ha cocinado suficientemente, la larva todavía viva, puede penetrar en el organismo y fijarse en las paredes del tubo digestivo. La infección también se produce cuando se consume el pescado ahumado, seco o en vinagre.

Los Síntomas

La anisakidosis suele afectar al estómago y se manifiesta de forma aguda, generalmente entre 1 y 12 horas tras la ingesta del pescado parasitado y poco cocinado. Aparece dolor importante localizado en el abdomen superior junto con náuseas, vómitos y algunas décimas de fiebre. En ocasiones también puede aparecer una erupción cutánea.

Los síntomas agudos desaparecen en pocos días pero las personas infectadas pueden presentar molestias abdominales vagas como náuseas y vómitos ocasionales durante varias semanas o meses. Estos síntomas se pueden confundir con los que produciría una úlcera gastroduodenal.

En raras ocasiones, el gusano puede migrar fuera del tubo digestivo ocasionando complicaciones en la cavidad abdominal o torácica.

El grado de parasitación de los peces portadores es muy variable según las especies, oscilando entre el 20-80%. Y los lugares donde parasitan al pescado también es variable, de manera que pueden estar en la zona intestinal de estos, o encapsularse y penetrar al tejido muscular del pez. Este hecho es importante, pues al preparar el pescado, la manipulación de las distintas partes puede conferir una mayor posibilidad de transmisión del parásitos.

Los pescados más habitualmente infestados por Anisakis son el bacalao, la sardinas, pescadillas, fletán, rodaballo, caballa, jurel, boquerones, arenques y salmón.

El parásito se puede diagnosticar directamente al verlo en el tubo digestivo, habitualmente por medio de una endoscopia digestiva alta. Esta prueba consiste en la introducción por la boca de un tubo flexible con una cámara, que llega hasta el estómago y el duodeno.

También se puede diagnosticar por medio de biopsias que se tomen del tubo digestivo durante una endoscopia digestiva o en casos en los que haga falta una cirugía. En ocasiones también, aunque de forma infrecuente, se puede sospechar su presencia en una radiografía del tubo digestivo con contraste si se administra un medio de contraste que dibuja su contorno.

El Tratamiento

El mejor tratamiento de la infección intestinal por anisakiasis es la extracción del parásito del anisakis de forma precoz por medio de una endoscopia digestiva alta. El gusano tiende a meterse por debajo de la mucosa del tubo digestivo, por ello, cuanto más se retrasa la realización de la endoscopia digestiva más difícil es el diagnóstico y la posible curación por medio de la extracción del parásito.

A veces es necesaria la extracción del gusano por medio de una cirugía, especialmente si aparecen complicaciones como una obstrucción intestinal o una peritonitis.

La prevención es la clave para disminuir el riesgo de infección por anisakis. Por ello, a la hora de comprar y consumir pescado hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones:

  • Comprobar que el alimento se presenta en buenas condiciones, con un aspecto agradable (olor y color apropiados).
  • Solicitar que no tenga vísceras, o limpiarlo cuanto antes, bien en el propio comercio, o al llegar a casa.
  • Asegurarse de que aquellos establecimientos que distribuyen pescado para consumir ahumado, marinado, escabechado, salado, en vinagre, crudo o semicrudo, indican que previamente lo han congelado.
  • No olvidar que no es posible eliminar el Anisakis con vinagre.

Fuente: WebConsultas

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.
Venezuela Colombia USA
...