Home | Especialidades médicas | Endocrinología y Nutrición | Conoce los aspectos claves en el tratamiento biomédico de niños con TEA

Conoce los aspectos claves en el tratamiento biomédico de niños con TEA

La mayoría de los padres de niños con trastornos del espectro autista (TEA) renuncian al tratamiento dietético de sus hijos, debido a que no logran ver ninguna mejoría o avance. Esto se debe a que solamente se enfocan en llevar una dieta libre de gluten y lácteos, sin tomar en cuenta otros aspectos que son claves e importantes en la alimentación, entre los cuales se encuentran los siguientes:

Conocer y controlar las sensibilidades alimentarias propias. Muchas veces no se sabe a qué otros alimentos el sistema inmunológico pudiera estar reaccionando. Al exponer al niño a consumir alimentos a los cuales podría presentar algún tipo de sensibilidad, se contribuye simultáneamente con el desarrollo del intestino permeable, condición que permite el paso de partículas no digeridas, difíciles de reconocer al interior del cuerpo, causando intoxicación e inflamación no solo a nivel intestinal sino también en cualquier parte del organismo, incluyendo el cerebro. La existencia de un intestino permeable genera la limitación en la absorción de nutrientes esenciales por lo que se origina un déficit nutricional.

Remover el consumo de maíz y arroz. Al realizar una dieta libre de gluten, se busca como alternativa dar alimentos llamados “gluten free”, sin embargo estos son preparados a base a maíz y arroz. Estos son alimentos que contienen proteínas similares al gluten y el cuerpo al verlos reacciona ante ellos como enemigos y los ataca.

alimentacion-infantil

Controlar la cantidad de ingesta de carbohidratos. En algunos casos se suele dar mucha cantidad de carbohidratos a través de frutas y harinas a base de tubérculos, estos alimentos al ser ricos en azucares, puede aumentar la disbiosis intestinal, causando su sobre crecimiento, contribuyendo con la intoxicación e inflamación.

Aumentar el consumo de grasas saludables. Cuando existe un bajo consumo de grasas saludables, esto limita el desarrollo y comunicación adecuada entre neurona y neurona,  viéndose afectado del desarrollo neurológico de estos niños. La misma deficiencia no permite que el sistema inmunológico reaccione adecuadamente.

Combatir los microorganismos patógenos o flora bacteriana disbiótica presente en el intestino. La mayoría de estos niños presentan una microflora intestinal mala o disbiótica, lo que origina una mayor producción de toxinas, las cuales tienen la capacidad de limitar el metabolismo de ciertos nutrientes causando toxicidad o déficit nutricional.

 Eliminar alimentos como soja, levaduras, embutidos y pescados grandes de mar. Estos son alimentos que los niños comúnmente no pueden tolerar, debido a que sobre estimulan el sistema inmunológico

Tratar de controlar el ambiente tóxico del niño. Reducir el contacto con ondas electromagnéticas, conservantes, colorantes, pesticidas, etc.

Todos estos aspectos contribuyen a que el niño se mantenga inflamado, intoxicado y con falta de nutrientes, y que presenten síntomas como, ansiedad, depresión, dificultad para el habla, poca socialización, falta de obediencia a llamados, hiperactividad, agresividad,  comportamiento repetitivo, etc. Es por ello que se recomienda aplicar un tratamiento biomédico 3R, basado en:

autismo-01

1.- Remover:

  • Continuar estrictamente con una dieta libre de gluten y caseína.
  • Remover de la dieta aquellos alimentos que causen sensibilidades, alergias y/o intolerancias alimentarias propias.
  • Remover maíz y arroz.
  • Controlar la cantidad de carbohidratos como tubérculos, plátano, granos, frutas, etc, según los requerimientos diarios del niño.
  • Eliminar alimentos a base de soja, levaduras, pescados grandes de mar, debido a que contienen metales pesados y embutidos.
  • Destruir todos los microorganismos patógenos presentes en el intestino.
  • Disminuir el entorno toxico, evitar las ondas electromagnéticas, conservantes, colorantes, pesticidas, etc.

2.- Reponer:

  • Con alimentos naturales, orgánicos y tolerables por el niño.
  • Aumentar el consumo de grasas buenas como: aguacate, aceites de oliva, ajonjolí, coco, frutos secos (según tolerancia), etc.
  • Aumentar el consumo de vegetales como zanahoria, brócoli, remolacha, acelgas, entre otros. A su vez el aumento de proteínas como pollo, carnes, cerdo, huevo, etc.
  • Con apoyo de tratamientos médicos para erradicar esos microorganismos no beneficiosos presentes en el intestino.
  • Suplementar con microrganismos buenos, como probióticos o con alimentos fermentados como el repollo fermentado o yogurt de coco.
  • Con apoyo de terapia psicológica para mejorar las destrezas motoras y conductuales causadas por el mismo desbalance metabólico a causa de los alimentos.

3.- Recuperar:

  • Removiendo y reponiendo logramos desintoxicar, desinflamar y nutrir al niño con TEA y con ello se logra recuperar su intestino, su cerebro y las posibles alteraciones metabólicas que presente.

Es recomendable aplicar un tratamiento biomédico completo que se ajuste individualmente a cada niño.

Fuente: Nutri White

Acerca de Nutri White

Especialistas en inmuno-nutrición: Identifican sensibilidades alimentarias y diseñan una dieta para cada quien.
Tratan cualquier trastorno relacionado con el sistema digestivo, imunológico y metabólico.

Venezuela Colombia USA
...