Home | Especialidades médicas | Asocian variantes genéticas con la obesidad

Asocian variantes genéticas con la obesidad

Dos nuevos estudios aportan más evidencias de que los genes influyen en la obesidad. Sin embargo los hallazgos no explican con exactitud el modo en que se produce esta conexión

Dos trabajos científicos muestran la asociación de los genes con la obesidad. Uno de los estudios ofrece una perspectiva única, porque encontró mutaciones genéticas en varios niños obesos que sugieren que su exceso de peso podría estar conectado con el ADN.

El otro estudio descubrió que ciertos rasgos genéticos aumentan el riesgo de obesidad en las familias.

Sadaf Farooqi, profesora de metabolismo y medicina en la Universidad de Cambridge en el Reino Unido, Inglaterra  y autora del estudio sobre los niños, afirmó que  la conexión exacta entre los genes y el peso sigue sin estar clara. Aun así, es muy probable que muchas de las variantes genéticas que contribuyen al aumento de peso interactúen junto con el entorno: los alimentos que consumen y la cantidad de ejercicio que hacen.

Daniel Belsky, becario postdoctoral en el Centro de Envejecimiento y Desarrollo Humanos de la Universidad de Duke en Estados Unidos, señaló que las investigaciones anteriores han mostrado que ciertas variaciones genéticas aumentan el riesgo de obesidad, pero no en todas las personas.

“Muchas personas que tienen un nivel alto de riegos genéticos comunes se mantienen delgadas, mientras que otras que tienen un nivel bajo de riesgos genéticos comunes llegan a estar obesas”, agregó Belsky.

El especialista comentó que los dos estudios, publicados en la revista Journal of Clinical Investigation, examinan las variaciones del gen SIM1, que son muy raras, pero que podrían tener un gran efecto en las personas que las portan.

Belsky explicó  que el objetivo de estudiar estas variantes es aprender algo de la obesidad (qué sistemas se interrumpen y cómo) con la finalidad de guiar el desarrollo de nuevas estrategias de tratamiento y prevención.

En un estudio, los investigadores hallaron varias mutaciones genéticas en el 2 % de 2 mil 100 niños con obesidad mórbida y con un promedio de edad de 10 años, pero en menos del 0.1 % de los otros niños.

Farooqi  señaló que cuando se producen las variaciones genéticas, tienen un papel muy importante en el peso de una persona.

En el otro estudio, los investigadores estudiaron el ADN de cientos de niños y personas adultas (muchos de ellos con obesidad mórbida), además del ADN de niños que parecen tener síndrome de Prader-Willi, enfermedad que conlleva  a comer en exceso y a una obesidad descontrolada.

Los autores del estudio vincularon tres mutaciones genéticas -relacionadas con las del otro estudio- con un riesgo alto de obesidad en las familias.

Los científicos sospechan que las variaciones genéticas de los estudios afectan al apetito y al modo en que el cuerpo gestiona la energía.

Farooqi señaló que a pesar de este nuevo descubrimiento, todavía quedan muchos genes por encontrar y no se comprende de qué modo afectan realmente  a nuestro peso en periodos largos de tiempo.

“Si podemos encontrar nuevos genes y entender de qué manera funcionan, podríamos ser capaces de encontrar tratamientos más apropiados para las personas que luchan con su peso”, finalizó Farooqi.

Bitácora Médica

[Fuente: Medline Plus]

Acceda al trabajo en Journal of Clinical Investigation aquí (en inglés)

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Venezuela Colombia USA
...